Vuela Palabra

Robert Frost

«El camino no elegido», poema de Robert Frost

1. Robert Frost y la ambigüedad de la naturaleza

El poeta estadounidense Robert Frost se formó en Nueva Inglaterra en un entorno rural, un paisaje majestuoso que pronto convertiría en su provincia poética. Después de abandonar sus estudios, alternó entre ser maestro y agricultor como medio de vida. Esta elección social, dedicada a la tierra y al trabajo rural, sería la raíz de su poesía. En 1912 decidió probar suerte en la literatura en Inglaterra, donde fue apreciado por el joven Pound y publicó sus primeros libros de poesía, «Testamento de un niño» (1913) y «Al norte de Boston» (1914). Gracias a estos primeros éxitos pudo regresar a América y continuar con su actividad poética. Llevó una vida de soledad, donde el ejercicio poético representaba una forma extrema de oposición al vacío y a la experiencia de la muerte. Frost fue una fuerte antítesis en su época frente a los poetas modernistas como Pound y Eliot. Mientras estos últimos miraban a Europa como modelo, Frost se centró en América. Mientras Pound y Eliot adoptaron el verso libre siguiendo a Whitman, Frost, influenciado por Emily Dickinson, prefirió escribir en métrica clásica, declarando que escribir en verso libre era como «jugar al tenis sin red».


La popularidad de Frost parece deberse a la aparente simplicidad de los temas tratados, su lirismo íntimo y la tensión entre el hombre y la naturaleza, que parece remontarse a la tradición de los trascendentalistas del siglo XIX como Emerson. Sin embargo, Frost se aparta de la tradición pastoral europea y estadounidense, presentando la naturaleza no como algo idílico y generoso, sino como un entorno donde la vida del hombre no siempre es feliz y terapéutica, reflejando también su lado más oscuro. Frost añade a sus poemas sobre la naturaleza un elemento mítico-simbólico, casi metafísico, utilizando un lenguaje que recurre a la tradición coloquial, sin renunciar a un humor típicamente americano que podríamos asociar con la narrativa de Mark Twain.


2. «The Road Not Taken» y las inexorables elecciones de la existencia

«The Road Not Taken» es un poema publicado por Frost en agosto de 1915 en la revista Atlantic Monthly, y posteriormente incluido en la colección «Intervalo Montañoso» (1916). El poema comienza con una descripción fotográfico-naturalista de un momento pasado en un sendero en medio de la naturaleza. La idea se basa en la imagen clásica de la vida como un viaje, en este caso como un paseo por el bosque. El viajero se encuentra en una encrucijada y debe elegir qué camino tomar. Los dos caminos que se bifurcan, para usar un título célebre de Borges, representan las decisiones que en algún momento la vida impone a cada uno de nosotros. Sin embargo, el mensaje del poema de Frost a menudo ha sido simplificado o malinterpretado, llegando al punto de ver en la elección del camino menos transitado un símbolo de las elecciones más difíciles pero potencialmente más beneficiosas en nuestra existencia. Sin embargo, al leer detenidamente los versos de Frost, nos damos cuenta de que incluso el segundo camino es similar al primero. Todo depende más de las sensaciones subjetivas del viajero que de datos objetivos. Los caminos que se bifurcan son intercambiables, y el poeta destaca que el paso de los transeúntes los ha marcado «casi por igual «.

Frost parece referirse más bien a la inevitabilidad y la irreversibilidad de las elecciones que la vida nos impone a cada uno. No es posible tomar ambos caminos, porque la vida es única, y no podemos volver al punto de partida para intentar recorrer el segundo camino, ya que en lo desconocido representado por el espeso bosque, cada camino conduce a otros caminos y a otras bifurcaciones, formando el laberinto de nuestras peregrinaciones. El mensaje de Frost es mucho más complejo y ambiguo de lo que parece a primera vista. No dice que el camino elegido sea el mejor camino, simplemente sugiere que cada elección en cada encrucijada de la existencia marca la diferencia. Sin embargo, permanece el pesar por lo que hemos perdido, por lo que el segundo camino podría haber revelado si solo lo hubiéramos elegido. No es casualidad que el énfasis (como muestra el título) se coloque en «el camino no tomado», no en el camino que realmente tomamos. El segundo camino y lo que podríamos haber encontrado al recorrerlo forman parte del ámbito de lo posible, y como tal solo puede ser anhelado, no vivido. Representa lo que podría haber sido y no fue, un universo paralelo que pertenece al dominio de la imaginación y la narrativa artística. No es de extrañar que el poeta concluya: «Lo contaré un día con un suspiro / quién sabe dónde, en tiempos venideros».


Gianni Darconza
Traducción al español de Marisol Bohórquez Godoy


 




El Camino No Elegido

Dos caminos se bifurcaron en un bosque amarillo,
Y lamenté no poder recorrerlos juntos
Y como viajaba solo, largo tiempo estuve
Y miré uno tan lejos como pude
Hasta donde se doblaba en los rastrojos;

Luego tomé el otro, igualmente hermoso,
Y quizá con mejor razón,
Porque estaba cubierto de hierba y menos pisado;
Aunque en realidad, el paso de los transeúntes
Los había marcado casi por igual,

Y ambos esa mañana yacían del mismo modo
En hojas que ningún paso había enlodado.
¡El primero, lo dejé para otro día!
Sin embargo, sabiendo cómo un camino lleva a otro,
Dudé si alguna vez volver yo debería.

Lo contaré un día con un suspiro
Quién sabe dónde, en tiempos venideros:
Dos caminos se bifurcaron en un bosque, y yo
Yo tomé el menos transitado,
Y mi elección marcó toda la diferencia.


La Strada Non Presa

Due strade divergevano in un bosco ingiallito,
e dispiaciuto di non poterle percorrere entrambe
poiché ero da solo, mi soffermai a lungo
scrutandone una fin dove potevo
fin dove svoltava nella boscaglia;

Poi presi l’altra, buona quanto la prima,
che aveva forse gli auspici migliori,
perché era più erbosa e meno battuta;
benché il transito dei passanti
le avesse segnate più o meno ugualmente,

Nessuna delle due quel mattino mostrava
sull’erba l’impronta nera di un passo.
Lasciai la prima per un altro giorno!
Ma sapendo che strada porta a strada,
dubitavo se sarei mai tornato.

Lo racconterò un dì con un sospiro
chissà dove, tra molto molto tempo:
due strade divergevano in un bosco, e io‑
io presi la meno battuta,
e questo ha fatto tutta la differenza.



The Road Not Taken

Two roads diverged in a yellow wood,
And sorry I could not travel both
And be one traveler, long I stood
And looked down one as far as I could
To where it bent in the undergrowth;

Then took the other, as just as fair,
And having perhaps the better claim,
Because it was grassy and wanted wear;
Though as for that the passing there
Had worn them really about the same,

And both that morning equally lay
In leaves no step had trodden black.
Oh, I kept the first for another day!
Yet knowing how way leads on to way,
I doubted if I should ever come back.

I shall be telling this with a sigh
Somewhere ages and ages hence:
Two roads diverged in a wood, and I‑
I took the one less traveled by,
And that has made all the difference.


Robert Frost (San Francisco, 1874 – Boston, 1963), ganador de cuatro premios Pulitzer y numerosos otros reconocimientos, es probablemente uno de los poetas estadounidenses más conocidos y traducidos de la modernidad, especialmente después de darse a conocer por recitar el poema «The Gift Outright» en la inauguración del presidente John F. Kennedy el 20 de enero de 1961. Frost inauguró así una tradición que ha perdurado hasta nuestros días, con los versos recitados por la poeta afroamericana Amanda Gorman en la inauguración de Joe Biden.

Estudió en Dartmouth y Harvard (1897-99) sin obtener un título universitario. La publicación de A Boy’s Will (1913) y North of Boston (1914) atrajo de inmediato la atención de la crítica inglesa; al regresar a Estados Unidos en 1915, ambos libros fueron reeditados y su fama se extendió. En 1916 se estableció en Amherst, volviendo a la agricultura y la enseñanza. Descendiente de los puritanos de Nueva Inglaterra, heredero de esa religión de la naturaleza que fue el culto de Emerson y Thoreau. En sus colecciones de años posteriores (Mountain Interval, 1916; New Hampshire, 1923; West-Running Brook, 1928), su inspiración se vuelve más subjetiva y el paisaje descrito por él a veces adquiere un valor simbólico. Sus obras posteriores incluyen: Hard Not To Be King (1951), Aforesaid (1954). Ganador múltiple del premio Pulitzer (1926, 1931, 1937, 1943), fue llamado el «poeta nacional» de los EE. UU. Sus últimas colecciones son: You Come Too (1959), In the Clearing (1962) y, póstumamente, Selected Poems (1963).

Visits: 7345

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *