Vuela Palabra

Lesya-Ukrainka-VP2

Lágrimas por Ucrania y otros poemas de LESYA UKRAINKA

Hoy, en homenaje a todas las mujeres del mundo y a su lucha, pero en especial a las mujeres de Ucrania por los retos que tienen que afrontar en la guerra, presento mi versión en español de cuatro poemas escritos por la gran Lesya Ukrainka, una de las poetas más conocidas de Ucrania. Una mujer políticamente activa, especialmente en temas feministas. Ella creía apasionadamente en el derecho de su país a ser independiente de Rusia y, gran parte de sus escritos, entre ellos los que aquí comparto, tenían un tinte patriótico.
A pesar de reconocer todas las dificultades que debía enfrentar en su época, trató de mantener la esperanza y el optimismo vivos.

Marisol Bohórquez Godoy




Los poemas han sido extraídos del libro Spirit of flame (Bookman Associates, NY, 1950) en la traducción al inglés de Percival Cundy.


           


LÁGRIMAS POR UCRANIA

¡Ucrania! amargas lágrimas por ti lloro.
¡Pobre de mí! ¿De qué te sirve tanto dolor?
¿De qué te puedo servir yo con un dolor tan hondo?
¡Pobre de mí! Tienes tan poca ayuda en mí.

¡Oh lágrimas ardientes! abrasando mi alma con su llama,
Ustedes dejan en mis ojos rastros llameantes de dolor:
esas agudas punzadas de dolor ahora marchitan mi cuerpo,
y todas las artes curativas son en vano.

¡Cuántos de nosotros estamos derramando aquellas lágrimas!
Oh niños, ¿cómo podemos todavía reír y ser alegres?
Contemplando a nuestra madre en miserias y temores,
¿Cómo podemos seguir jugando alegremente?

Dicen que las lágrimas calientes de una madre pueden desgastar
y penetrar hasta el pedernal más fuerte;
entonces, ¿no deberían estas lágrimas agonizantes de una doncella
al menos dejar una pequeña huella?



LÁGRIMAS VANAS

Lamentos y gemidos están por todas partes
Desafíos irresolutos y débiles
Quejas contra el vil destino
Y frentes inclinadas en amargura
Y todo el tiempo que continuamos lamentando
La antigua miseria de nuestra Ucrania
Con lágrimas esperamos el día que ha de llegar
Para que las cadenas se rompan y nos liberen

Estas lágrimas hinchan aún más nuestras heridas
Retrasan su curación, hacen que duelan
Nuestras cadenas podrían oxidarse por las lágrimas que caen
Pero por sí mismas jamás se romperán

¿De qué sirven aquellos estados de ánimo abatidos?
Para dar marcha atrás ya es demasiado tarde
Mejor pongámonos a trabajar
Y a luchar por un futuro que debe ser creado



EL ARMA DE LA PALABRA

Oh Palabra ¿por qué no eres como el acero templado

que en la batalla brilla con celo vengativo?
¿Por qué no eres una espada afilada e implacable
de esas que cortan la cabeza del enemigo a ras de sus hombros?

Oh fiel fiel pulida palabra mía
nunca me negaré a desenvainarte
pero la sangre de mi vida la drenas en el arte
tu espada no atravesará el corazón hostil

Afilaré y afilaré tu hoja hasta que
haya agotado toda mi fuerza y ​​habilidad
Y después te colgaré en la pared
para alentarme un poco mientras recuerdo mis penas
¡Oh palabra! tú eres mi único armamento
¡Y las dos no debemos gastarnos en vano!
En otras manos, desconocidas, quizás ¿quién sabe?
proporcionarás una mejor marca contra enemigos brutales
Tu espada resonará contra el yugo del hierro
y las fortalezas de los tiranos oirán el golpe
Entonces con el sonido de otras espadas tu sonido
se mezclará con los gritos de los hombres desatados
vengadores fuertes tomarán mi arma brillante
y con ella valientemente se arrojarán a la lucha
¡Oh espada mía, sirve a esas bandas de guerreros
mucho mejor de lo que sirves a estas manos débiles!



ESPERANZA

Ya no puedo decir que la libertad me pertece
Para mí no queda más que la esperanza sola
La esperanza de ver una vez más a mi amada Ucrania.
Qué me importa si estoy viva o en la tumba
Para contemplar una vez más la ola azul del Dniéper—
No me importa si aún vivo o si estoy en la tumba
Para ver la estepa, sus antiguos túmulos funerarios
Sentir la fuerza ardiente que allí abunda. . . .
Ya no puedo decir que la libertad me pertece
Para mí no queda más que la esperanza sola



Larysa Petrivna Kosach-Kvitka nació el 25 de febrero de 1871 en la ciudad ucraniana de Novohrad-Volynskyi. Su madre era una escritora que usaba el seudónimo de Olena Pchilka para escribir poesía y cuentos dirigidos a niños y parece probable que animara a Larysa a seguir sus pasos. Su educación secundaria la tomó en el Chernihiv Gymnasium y luego fue a la Universidad de Petersburgo para estudiar matemáticas. Dos años más tarde se mudó a Kiev, donde se licenció en derecho. Había crecido hablando ucraniano en casa, pero descubrió que tenía un don para la lingüística, dominando los idiomas europeos, incluidos el inglés y el italiano, así como los idiomas eslavos, como el polaco y el búlgaro.

El primer intento poético de Larysa fue una pieza llamada Esperanza, escrita cuando tenía apenas 8 años, siendo esta su reacción al exilio forzoso de una tía que había sido arrestada tras protestar por la autocracia de los zares. Ese mismo año la familia se mudó a Lutsk y su tío Mykhaylo se encargó de animar a su sobrina a leer la Biblia para captar sus matices poéticos. También la hizo leer sobre la historia y los cuentos populares de Ucrania. Le tomó poco tiempo antes de que su primer poema fuera publicado en la revista Zorya, con sede en Lviv. Tenía 13 años cuando Lily of the Valley apareció impreso y ésta fue también la primera vez que usó el seudónimo de Lesya Ukrainka.

Visits: 1425
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

1 comentario en “Lágrimas por Ucrania y otros poemas de LESYA UKRAINKA”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.