Vuela Palabra

Gianni Darconza-Vuela Palabra

La obra de arte en la era del politically correct: Gianni Darconza

En el día de hoy me complace compartir, en mi traducción al español, un interesante ensayo escrito por mi compañero de equipo, el poeta y narrador italiano Gianni Darconza. Pero no seré yo quien hable del texto porque me gustaría que se tomen el tiempo necesario para leerlo de inicio a fin. Les aseguro que merece la pena y que encontrarán en él una aproximación original, con una elevada dosis de ironia que estimula la mente y conlleva a pensar de una manera distinta, a diferencia de lo que ocurre al leer muchos textos escritos por autores que temen alejarse de los aburridos convencionalismos para no desilusionar a ciertos círculos académicos.

Marisol Bohórquez Godoy

 

My Modest Proposal
La obra de arte en la era del politically correct

por Gianni Darconza (giovanni.darconza@uniurb.it)
Traducción de Marisol Bohórquez Godoy

 

Hay un tema candente de actualidad que hoy divide a la opinión pública por un lado y a los artistas y críticos de arte por el otro. Nos referimos al dilema de si es permisible o no imponer la nueva moda del politically correct al arte, que según la opinión de algunos no debería inclinarse frente a los valores de la contemporaneidad, ya que ésta representa una de las manifestaciones más libres de la mente humana. Hace años, The Economist planteó la cuestión de cómo los grupos minoritarios pretendían imponer cada vez más sus valores y estilos de vida a todos los demás, poniendo en duda si era legítimo que los juicios éticos de la sociedad actual sobre los contenidos del arte pudieran aplicarse retrospectivamente a las obras del pasado, mediante una denuncia de las costumbres y tradiciones ligadas a sociedades y épocas tan diferentes a las nuestras.[1]

……….La moda del politically correct surge del más que justificado temor a ofender o herir la sensibilidad de los demás. Ello pretende conducir al justo respeto hacia todos, evitando cualquier posible agravio, dirigido a determinadas categorías de personas, vinculado a prejuicios raciales, étnicos, religiosos, de género, edad, orientación sexual, discapacidad física, etc. El politically correct encuentra sus orígenes en el mundo puritano anglosajón (esencialmente Estados Unidos e Inglaterra), aunque su presencia se está extendiendo muy rápidamente por todo el mundo (Hughes 2003, Capozzi 2018).

……….En este breve ensayo intentaremos exponer nuestra humilde propuesta de cómo intentar resolver la acalorada diatriba en un intento de encontrarnos con las dos partes enfrentadas sin decepcionar a nadie, pasando a través de dos puntos distintos, pero de fundamental importancia para el correcto funcionamiento de una sociedad democrática en la era global. 1) Posibilidad de extender el politically correct también a los tiempos pasados a través de la vara del juicio y los valores éticos vigentes, 2) Uso de speech codes adecuados para evitar dañar u ofender a las minorías.

……….En cuanto al primer punto de la discusión, nos gustaría destacar cómo la aplicación de nuestra visión actual sobre los valores del arte a las culturas y patrones de comportamiento del pasado ha sido criticada muchas veces por historiadores y artistas. Nada más engañoso y exagerado. El arte puede adaptarse fácilmente a los valores contemporáneos. Se trataría de reescribir sólo una pequeña porción de la historia, eliminando o corrigiendo partes de obras que pudieran parecer incómodas a los ojos de la sensibilidad actual, pero conservando todas las demás. Podría argumentarse que este escrutinio de los clásicos del pasado conduciría a un empobrecimiento de nuestro patrimonio cultural. Es cierto, pero a cambio podría devolver la paz y la tranquilidad a la humanidad. Una pequeña pérdida compensada por una gran ganancia. El cura y el barbero concebidos por la pluma de Cervantes, ¿no hacen lo mismo con los libros de la biblioteca de don Quijote, incendiando las lecturas más peligrosas que enloquecieron al famoso hidalgo? (Cervantes 1605, 109-121) Como enseña George Orwell en 1984, en un estado moderno ideal la reescritura de la historia no sólo es útil sino también necesaria. Sus elocuentes palabras: “The past not only changed, but changed continuously” (Orwell 1949, 68). Por consiguiente, si tanto el pasado como el mundo externo no existen excepto en nuestra mente, y la mente es fácilmente controlada y manipulada, ¿por qué no eliminar todo lo que impacta en la sensibilidad de las masas para hacer del mundo un lugar mejor?[2]

……….Proponemos, pues, empezar a borrar de la historia las pinturas rupestres, cuyas escenas de caza inmortalizadas por los primeros artistas toscos de las sociedades prehistóricas podrían hoy ofender la sensibilidad de los activistas por los derechos de los animales. También habría que suprimir parte de la épica Beowulf, en la que se da amplio espacio a la lucha del héroe contra la madre de Grendel. Puede que sea un monstruo inhumano, pero sigue siendo una madre que quiere proteger a su hijo. No nos gustaría ofender los instintos maternales de algunas lectoras. Incluso algunas de las obras de Shakespeare deberían al menos ser revisadas o adaptadas en algunas partes sensibles, como la frase pronunciada por Hamlet (Acto III, escena IV) “I must be cruel only to be kind. / Thus bad begins and worse remains behind” (Shakespeare 1600-01, 630), lo que suena como una invitación a la violencia y al uso de la crueldad. En sí mismo incorrecto y execrable, tan alejado de los dictados de la Convención de Ginebra. Incluso la comedia The Merchant of Venice debería ser reescrita en su totalidad para eliminar el fuerte contenido racista hacia los judíos, aún vistos en la perspectiva estereotipada (y ahora obsoleta) de babosos codiciosos y usureros.

……….En los últimos tiempos se ha hecho bien en criticar y censurar las pinturas de Gauguin, un auténtico precursor del turismo sexual en los mares del sur, que suele retratar en sus lienzos a una niña de trece años con la que se dice que convivió[3]. Poco importa si para la cultura polinesia a esa edad una niña es considerada una mujer madura lista para casarse y formar una familia. Siempre es menor y hay que condenar la actitud para no incurrir en la ira justificada de actrices sensibles como Asia Argento. Esperamos la misma actitud de denuncia hacia otros artistas culpables de conductas similares, de los que pedimos que se prohíba toda la obra, como Edgar Allan Poe, quien se vincula en matrimonio con la joven de trece años Virginia Clemm, o el poeta español Antonio Machado con Leonor Izquierdo, de quince años. Es secundario que estos hombres amaban profundamente a sus esposas niñas y que en ese momento sus hábitos sexuales eran diferentes a los nuestros. Si un adulto de hoy es atribuible a la pedofilia cuando seduce a un adolescente, la misma vara de medir debería adoptarse para los hombres del pasado. Sentimos que de este número podemos salvar al duque Federico da Montefeltro, que se casa con la jovencísima Battista Sforza, pero lo hace en segundas nupcias para asegurarse una descendencia masculina que continúe gobernando las tierras de Urbino. Después de todo, el duque Federico es un estadista y un líder, no un artista. A diferencia de Gauguin, no decide retratar a su novia de 14 años en un lienzo para presumir ante todo el mundo. Pero Piero della Francesca lo hace, y por eso proponemos que al menos la mitad del famoso díptico dedicado a Battista Sforza sea retirado de los Uffizi de Florencia (así como las diversas esculturas que representan a la princesa), para no perturbar la sensibilidad femenina contemporánea.

……….Por las mismas razones, los ejemplares de novelas indecorosas, como Lolita de Nabokov, por su contenido ofensivo contra la moral común, y todas sus representaciones cinematográficas, empezando por la célebre de Stanley Kubrik, deberían ser retiradas de las estanterías de las bibliotecas. Son obras maestras de la literatura y el cine, objetarán algunos. Tal vez, pero ¿estamos seguros de que la humanidad no puede prescindir de ellos? Y estamos totalmente en desacuerdo con la declaración del crítico John Ray Jr., quien en el prefacio de la edición en inglés de la novela argumenta que la palabra “‘offensive’ is frequently but a synonym for ‘unusual’; and a great work of art is of course always original, and thus by its very nature should come as a more or less shocking surprise” (Nabokov 1959, 7).

……….Igual de acertada nos parece la decisión de retirar de las salas de la Manchester Art Gallery el cuadro del pintor prerrafaelita J. William Waterhouse Hylas and the Nymphs, que muestra vergonzosamente los cuerpos desnudos de mujeres que seducen a un joven, o el cuadro de Balthus “Teresa que sueña” (“Yo no pinto el sueño, pinto a la que sueña” afirmaba hipócritamente el artista), e igualmente justificable nos parece la censura de los desnudos de Egon Schiele en los tranvías de Viena.[4] La visión fuertemente sexista que todos estos artistas muestran hacia el cuerpo femenino, reducido a simple objeto de deseo sexual (dejemos que eso siga siendo prerrogativa de la televisión e internet, mucho más difíciles de controlar), podría percibirse como un insulto. Sin embargo, estas acciones ya emprendidas por algunos museos no son suficientes. El desnudo femenino en la historia de la pintura ha sido filtrado con demasiada frecuencia por la mirada masculina, y por ello las feministas podrían reclamar el retiro de los museos de muchas otras obras clásicas, desde La fornarina y Las Tres Gracias de Rafael hasta la Venus de Urbino de Tiziano, desde El nacimiento de Venus de Botticelli a La maja desnuda de Goya a los desnudos de Modigliani, por nombrar algunos. Aquí mi modesta propuesta, en realidad una elección de sentido común (sugerida por el gran éxito en la subasta de un desnudo de Modigliani), sería la siguiente. Dado que todos estos desnudos ofenden la moral común, ¿por qué no venderlos a algunos conocedores adinerados que pueden comprarlos a precios exorbitantes, utilizando las ganancias para mejorar la calidad de vida de las personas más desfavorecidas? De esta manera irían a parar a la colección privada anónima de algún millonario capaz de apreciar la inmundicia allí representada, permaneciendo ocultos a los ojos críticos de la multitud que no los comprende.

……….Para ajustar cuentas con el sexo opuesto, nos gustaría sugerir que sean removidos, lo más pronto posible de la ciudad y de las muestras de arte, los célebres bronces de Riace, el David de Miguel Ángel y todas aquellas estatuas de la época clásica que exhiben la impúdica desnudez masculina, por los efectos negativos que podrían tener en hombres particularmente sensibles y en los menores de edad. Somos conscientes de que en algunos casos su retiro puede resultar complejo (como en el caso de algunas esculturas de la Fontana di Trevi u obras de cierto tamaño). En este caso, el problema podría resolverse haciendo que las estatuas infractoras usen calzoncillos de fisicoculturista para ocultar la parte obscenamente expuesta, dejando a la vista la poderosa musculatura de los antiguos dioses y héroes que podría resultar agradable a los ojos del público femenino.

……….Pasando al segundo punto de la discusión, intentaremos demostrar cómo el uso de códigos de habla apropiados (o para usar un término de matriz orwelliana, una Newspeak[5]) puede ser de gran ayuda para lograr un mayor respeto por las clases y categorías usualmente marginadas de las esferas del poder.[6] También en este caso la actitud que trata de regular los comportamientos lingüísticos para no ofender a determinadas categorías de personas encontró terreno fértil al principio en el ámbito puritano, y en particular en los colegios norteamericanos, donde han ido surgiendo nuevas regulaciones verbales que sentimos la necesidad de extender a todo el mundo civilizado. No pensamos en compartir los juicios críticos de quienes hablan de respeto o conformismo lingüístico y de tiranía ideológica que limitaría la libertad de expresión (Friedman 2018)[7]. Se trataría simplemente de modificar algunos pocos términos y maneras de decir para no herir la sensibilidad de los más débiles, utilizando un lenguaje respetuoso de la diversidad. Más que hipocresía institucional, deberíamos hablar de creatividad lingüística, de verdaderos “artistas” de la palabra que, a través de audaces neologismos y fórmulas sin connotaciones negativas, pretenden propiciar una mejora en las relaciones entre los diversos grupos humanos.

……….A menudo y de buena gana, el uso de eufemismos o litotes es suficiente para mostrar nuestro mayor respeto por los demás.[8] Por eso, al usar la expresión “diversamente hábiles” (de preferencia a deshabilitados) en lugar de “minusválido”, o “privado de la vista” o “con pérdida auditiva” en lugar de “ciego” o “sordo”, de repente nos sentimos liberados de cualquier intención despectiva y ofensiva hacia tales personas. El respeto viene del lenguaje, que tiene la ventaja de cambiarse fácilmente y a bajo costo. Poco importa que estas personas sigan excluidas de la vida social por las barreras arquitectónicas de los núcleos urbanos o por el comportamiento distraído de aquellos automovilistas que ocupan indebidamente los estacionamientos reservados para que disfruten de un merecido café en el bar. Además, todo el mundo conoce los graves problemas de tráfico y estacionamiento que aquejan a las metrópolis modernas. Actuar de manera efectiva sobre el tema modificando los planes urbanísticos sería hoy no sólo extremadamente costoso, sino también bastante complicado. Con pequeños trucos verbales se obtiene el mismo resultado en tiempos y con costos definitivamente inferiores.

……….Pero vayamos a uno de los puntos cruciales y más debatidos del problema, el de las ofensas por motivos raciales. Nos parece correcta la decisión de Disney de prohibir la proyección de dibujos animados históricos caracterizados por contenidos ofensivos como Los Aristogatos, Dumbo o Peter Pan, que incluyen referencias anacrónicas y peligrosas a visiones estereotipadas de chinos, negros o piel roja que podrían afectar gravemente el desarrollo mental de los niños de las nuevas generaciones[9]. Sin embargo, estas medidas resultan insuficientes, y este veto debería extenderse también a otras películas animadas, canciones, libros, etc. Por ello proponemos que el personaje de Apu sea eliminado de la serie animada The Simpson, por la actitud irrespetuosa que muestra Matt Groening hacia los indios (de la India en este caso, no de los piel roja) y su cultura.[10] Asimismo, deberían prohibirse todas las temporadas de la famosa serie The Big Bang Theory. Reconocemos que es una serie muy entretenida y disfrutable, pero creemos que no es bueno reírse de los provocativos estereotipos que se muestran haciendo referencia a los judíos pervertidos, mimados y atados a las faldas de la propia madre (Howard Wollowitz), de los hindúes afeminados e inhibidos en relación al otro sexo (Raj Koothrappali) o de las chicas norteamericanas de provincia un poco estúpidas y despreocupadas (Penny, a quien incluso se le niega un apellido hasta que adquiere el de su marido Hofstadter tras el matrimonio).

……….Aprobamos plenamente la prohibición impuesta por las escuelas americanas de leer a un autor, erróneamente considerado un clásico, de la talla de Mark Twain,[11] quien en una entrevista había reiterado que “Dios primero creó a los idiotas, sólo para practicar”. Una frase por la que hoy en día sería aislado y vetado de cualquier programa de entrevistas o cadena de televisión. Las historias de Twain, aunque a lo largo de los años se han propuesto a menudo como literatura infantil, son todo menos instructivas y corren el riesgo de dañar seriamente la sensibilidad de los lectores, jóvenes y mayores, ya que no dudan en retratar como villano en The Adventures of Tom Sawyer al indio Joe (¿por qué no llamarlo “nativo americano”?). Problema de gravedad, que nos conduciría a la imperiosa necesidad de eliminar gran parte de la filmografía norteamericana del Oeste (salvo contadas excepciones, como Dances with Wolves o Blue Soldier) por la visión despiadada y racista hacia los piel roja (término con fuertes connotaciones raciales), simbolizadas por directores del calibre de John Ford o por actores como John Wayne. Y qué decir de The Adventures of Huckleberry Finn, en la que en un momento Huck se pronuncia sobre su amigo afroamericano Jim con palabras imperdonables que ultrajan la sensibilidad moderna de los negros de América: “he had an uncommon level head for a nigger” (Twain 1884, 74).[12]

……….Igualmente válida y justificada consideramos la prohibición impuesta por una escuela de secundaria de Virginia de hacer leer a los jóvenes alumnos la primera novela histórica protagonizada por el detective Sherlock Holmes, A Study in Scarlet, por los graves prejuicios mostrados por Conan Doyle hacia la fe de los mormones, representada en el transcurso de la narración en una perspectiva fuertemente negativa, especialmente por la crítica despiadada a la costumbre de la poligamia practicada originalmente por el grupo religioso en cuestión (De Fonzo 2019).[13]

……….Considerando el tema actual y urgente del racismo hacia las minorías, mi modesta propuesta se limitaría a una solución tan simple como ingeniosa. Bastaría con evitar hacer referencias al color de la piel en la designación de las distintas etnias, y privilegiar la región, la nación o en algunos casos el continente de origen. De esta forma, se evitarían sucesos desafortunados y violencia innecesaria contra las minorías. Desde hace algún tiempo, como sabemos, en Estados Unidos se ha impuesto la palabra afroamerican para sustituir los términos, con una clara connotación racial, black, colored o nigger. Así que leer en los periódicos que policías caucásicos mataron a un criminal afroamericano en una ciudad estadounidense podría ayudar mucho a evitar represalias violentas contra los policías en el ejercicio de su deber (según la noble directriz “To Serve and Protect”). Recomendamos evitar el uso de expresiones ambiguas, como “gente de color”, no solo porque conservan una referencia (aunque neutra) al color de la piel, sino también para evitar que a una segunda pregunta de aclaración “¿de qué color?”, inevitablemente se tenga responder “un negro” (Aldo, Giovanni y Giacomo docent).[14]

……….Siguiendo esta línea de razonamiento, acogemos la decisión de cambiar los títulos de algunas novelas injuriosas, como Ten Little Niggers de Agatha Christie, que luego de la protesta pública se convirtió en Ten Little Indians (y todavía hoy es el título de la edición italiana) para entonces llegar a la elección final en América de And Then There Were None, favoreciendo así el verso final de la canción infantil en lugar del inicial. Sin embargo, el problema se soluciona solo en parte, ya que la canción infantil que aparece en el libro aún contiene referencias, con claras connotaciones raciales, hacia los indios, además de conservar el nombre de la isla en la que se desarrollan los hechos, Indian Island, que podría reemplazarse fácilmente con una menos ofensiva Native American Island.

……….Para ser justos, las alusiones al color de la piel y expresiones que pongan en duda la raza deben evitarse incluso en obras compuestas por las mismas minorías mencionadas, ya que el politically correct para ser plenamente efectivo debe trabajar en ambos sentidos. Así, por ejemplo, el escritor norteamericano Richard Wright debería cambiar el título de su novela autobiográfica de Black Boy a Afroamerican Boy, y el histórico movimiento de protesta los Black Panther debería ser correctamente rebautizado a posteriori como Afro American Feline, para evitar inflamar más los ánimos en la era posterior a Trump. Del mismo modo, sería muy recomendable cambiar el nombre del movimiento de protesta #BlackLivesMatter a #AfroLivesMatter, en este caso eliminando el adjetivo “American” para incluir en la reivindicación a los negros del resto del mundo, incluso al piloto Lewis Hamilton.

……….También invitamos al poeta afroamericano Yussef Komunyakaa a cambiar el título de su poema Dien Cai Dau, que presenta una visión crítica y aguda del trauma de la Guerra de Vietnam sobre los soldados estadounidenses. El título es una expresión vietnamita que significa “loco en la cabeza”, y fue utilizado con valor despectivo por el Vietcong para referirse a los marines estadounidenses, lo que podría resultar ofensivo para la memoria de los muchos combatientes muertos o heridos en batalla, sobretodo porque es un autor del premio Pulitzer quien lo está usando. Por la misma razón debería eliminarse, o al menos modificarse Born in the USA de Bruce Springsteen por aquel verso, de efecto pero tan provocativo, donde dice “go and kill the yellow man”.

……….Manteniéndonos siempre en el tema de la discriminación racial, en última instancia, propondría la abolición definitiva del más racista de todos los juegos. Me refiero al billar, al menos en su variante americana (Pool Billiard). Si se reflexiona detenidamente sobre ello, no escapará a la mayoría de la gente cómo el objetivo del juego es tal que la bola blanca (“caucásica”), después de haber eliminado todos los demás colores enviándolos al hoyo, se esfuerce en hacer desaparecer, de última, a la bola negra (“afroamericana”), para seguir siendo la única e indiscutible gobernante de la mesa verde, que bien podría representar ese edén fértil e incontaminado de la memoria bíblica que fue el gran sueño de los primeros pobladores desembarcados en suelo americano, o en las famosas palabras de Francis Scott Fitzgerald, “the last and greatest of all humans dreams, […] face to face for the last time in history with something commensurate to his capacity for wonder” (Fitzgerald 1925, 189).

……….Para concluir nuestro discurso, esperamos haber demostrado que el papel de la obra de arte en el mundo contemporáneo debe ser mostrar consideración y respeto hacia un público lo más amplio posible, ciertamente no para liberar conciencias, ni para hacer preguntas demasiado incómodas, ni dar respuestas violentas y ofensivas, o descubrir heridas bochornosas en nombre de una supuesta libertad de expresión. Parafraseando las palabras de un famoso líder afroamericano, la libertad del arte debe terminar donde comienza la sensibilidad de las masas.

……….Podría objetarse que ciertos autores fustigan las costumbres y tradiciones contemporáneas mediante el uso sutil de la ironía. El mismo Umberto Eco subraya cómo la tarea del artista posmoderno consiste en reconocer que “el pasado, como no se puede destruir, porque su destrucción lleva al silencio, debe ser revisitado: con ironía, de manera no inocente”. (Eco 1983, 529) Sin embargo, vemos dos grandes dificultades en el uso de la ironía en la obra de arte. En primer lugar, como se ha subrayado varias veces, la ironía ya es en sí misma una herramienta lingüística a través de la cual se introduce una intención peyorativa, incluso despectiva (Mizzau 1984, 95) y esto es precisamente lo que nos gustaría evitar en el trato con el público. En segundo lugar, el uso de la ironía, cuyo propósito es tal que “imitando verdades falsas, las obliga a manifestarse y a revelar su significado” (Jankélévitch 1964, 104), no siempre resulta fácilmente reconocible por el lector común. Alguien objetará que la ironía es obvia para una audiencia educada. Cierto, pero debemos pensar en la mayoría de los lectores que no tienen un trasfondo cultural adecuado para entenderla.

……….Desgraciadamente el arte moderno, como señala el filósofo Ortega y Gasset, ha terminado por dividir al público en dos categorías, los que lo entienden y los que no lo entienden, y esto podría transmitir en muchos una sensación de insoportable frustración (Ortega y Gasset 1925, 9). Aquí, también, nuestra propuesta es simple. Eliminar todos los libros y textos que utilicen la ironía y la parodia, para no ofender la sensibilidad de las masas. Por tanto, se supriman las obras de Swift, Twain, Salinger, se eliminen capítulos enteros de las obras de Rabelais, Cervantes, Sterne. El arte, para llegar a un gran público y no quedarse confinado a una élite demacrada, debe adaptarse al coeficiente intelectual de las masas, como ya ocurre con los textos y mensajes en las redes sociales (véanse los ilustres ejemplos de políticos como Donald Trump o Matteo Salvini) y no viceversa. La operación contraria de adecuar el nivel cultural de las masas a la inteligencia de críticos y artistas requeriría horas y horas de arduo estudio y de intuiciones diarias, sacrificando así el tiempo comúnmente dedicado a selfies o publicaciones en Facebook, WhatsApp o Instagram, y esto sería profundamente injusto.

……….En definitiva, creemos que poniendo en práctica las modestas propuestas aquí enumeradas, obtendríamos el beneficio de alcanzar la anhelada igualdad de todos los hombres, que es una de las grandes metas que siempre se ha fijado la sociedad humana. Como afirma correctamente Ray Bradbury en una de las novelas que describen una de las mejores sociedades posibles, el camino hacia la felicidad y la armonía es posible, pero con una condición:

……….We must all be alike. Not everyone born free and equal, as the Constitution says, but everyone
……….made equal. Each man the image of every other; then all are happy, for there are no mountains 
……....to make them cower, to judge themselves against. (Bradbury, 1953, 87)



Bibliografía

……….Boesche, Roger, Theories of Tyranny: From Plato to Arendt, The Pennsylvania State University Press, 1996.

……….Bradbury, Ray (1953), Fahrenheit 451, New York, Simon and Schuster, 2013 (ebook edition).

……….Capozzi, Eugenio (2018), Politicamente corretto. Storia di un’ideologia, Venezia, Marsilio.

……….Cervantes Saavedra, Miguel de (1605), El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha; L.A. Murillo (a cargo de), vol. 1, Madrid, Castalia, 1978.

……….Christie, Agatha (1939), And Then There Were None, New York, Berkley, 1991.

……….De Fonzo, Alicia (2019), “Piegare I fatti alle teorie”, in A. Calanchi e T. Mancini (a cargo de ), Noir come l’inchiostro. True Crime e Fake News sulla pagina e sullo schermo, Fano, Aras Edizioni, 15-29.

……….Doyle, Arthur Conan (1887), A Study in Scarlet, London, Penguin, 2011.

……….Eco, Umberto (1983), “Postille a Il nome della rosa”, in Il nome della rosa, Milano, Bompiani 1986.

……….Fitzgerald, Francis Scott (1925), The Great Gatsby, New York, Collier,1992.

……….Friedman, Jonathan (2018), Politicamente corretto. Il conformismo morale come regime, Roma, Meltemi.

……….Galli de’ Paratesi, Nora (1964), Le brutte parole. Semantica dell’eufemismo, Milano, Mondadori, 1969.

……….Heaney, Seamus (2002), Beowulf. A Verse Translation, New York, Norton.

……….Hughes, Robert (2003), La cultura del piagnisteo. La saga del politicamente corretto, Milano, Adelphi.

……….Hutcheon, Linda (1985), A Theory of Parody, New York and London, Methuen.

……….Hutcheon, Linda (1994), Irony’s Edge, London and New York, Routledge.

……….Komunyakaa, Yusef (1988), Dien Cai Dau, Midlletown, Wesleyan University Press.

……….Jankélévitch, Vladimir (1964), L’ironia, Genova, Il Melangolo, 1997.

……….Mizzau, Marina (1984), L’ironia, Milano, Feltrinelli.

……….Nabokov, Vladimir (1955), Lolita, London, Penguin, 1980.

……….Orwell, George (1949), 1984, New York, Signet Classic, 1977.

……….Ortega y Gasset, José (1925), La disumanizzazione dell’arte, Milano, Pigreco Edizioni, 2016.

……….Shakespeare, William (1596-97), The Merchant of Venice, in Opere scelte, vol. II, Milano, Garzanti, 1994.

……….Shakespeare, William (1600-01), Hamlet, in Opere scelte, vol. III, Milano, Garzanti, 1994.

……….Swift, Jonathan (1729), A Modest Proposal, London, Penguin Classics, 2015.

……….Todorov, Tzvetan (1995), Gli abusi della memoria, Napoli, Ipermedium Libri, 2001.

……….Twain, Mark (1876), The Adventures of Tom Sawyer, New York, Bantam, 1981.

……….Twain, Mark (1884), The Adventures of Huckleberry Finn, New York, Bantam, 1981.

……….Vidal, G. (1986), “The Day the American Empire Ran out of Gas”, in United States. Essays 1952-1992, New York, Broadway Books, 2001, 1007‑1016.

……….Wright, Richard (1945), Black Boy, New York, HarperPerennial, 1998.



Sitios web (Última fecha de consulta: 16/04/2022)

……….Bonardi, Beniamino, Come rileggere, riscrivere e censurare l’arte secondo il politicamente corretto, 7/02/2020. (https://www.lincontro.news/come-rileggere-riscrivere-e-censurare-larte-secondo-il-politicamente-corretto/)

……….Casiraghi, Claudia, “I Simpson” cancellano Apu, ecco perché, 29/10/2018. (https://www.vanityfair.it/show/tv/2018/10/29/simpson-cancellano-apu-ecco-perche)-

……….Fagnani, Giovanna Maria, Sherlock Holmes vietato ai mormoni, «Uno studio in rosso» scompare dal corso inferiore di una scuola in Virginia: «Contiene pregiudizi religiosi», Corriere della Sera, 15/06/2011. (https://www.corriere.it/ esteri/11_agosto_15/holmes-vietato_aae1752a-c72a-11e0-8ab9-b687ebb5f78f. shtml)

……….Giannini, Federico, È giusto cambiare i titoli delle opere in nome del politicamente corretto? Il caso del Rijksmuseum, 19/12/2015. (https://www. finestresullarte. info/opinioni/rijksmuseum-titoli-opere-politicamente-corretti).

……….Grego, Francesca, L’arte è libera? Forse no. Parola di Luca Beatrice, 26/06/2020 (http://www.arte.it/notizie/italia/l-arte-%C3%A8-libera-forse-no-parola-di-luca-beatrice-17479).

……….Lawton, Jerry, Disney bans young kids from watching Peter Pan and Dumbo over racial stereotypes, 25/01/2021. (https://www.dailystar.co.uk/showbiz/disney-bans-young-kids-watching-23378182).

……….MicroMega, Finalmente! 150 intellettuali americani contro il reazionario “politically correct”, 9/07/2020. (http://temi.repubblica.it/micromega-online/finalmente -150-intellettuali-americani-contro-il-reazionario-politically-correct/)

……….Philipp, Joshua, Political Correctness Is a Tool for Socialist Censorship and Thought Control, 15/05/ 2019. (https://www.theepochtimes.com/political-correctness-is-a-tool-for-socialist-censorship-and-thought-control_2925061.html)

……….Rainews, Disney vieta ai minori di 7 anni Dumbo, Artistogatti e Peter Pan, 26/01/2021. (https://www.rainews.it/dl/rainews/media/Disney-Dumbo-Artistogatti-e-Peter-Pan-vietati-ai-minori-di-7-anni-Stereotipi-sbagliati-9c1a59a0-4202-4338-84c1-7add81b7dc80.html)

……….Sabur, Rozina, Harper Lee and Mark Twain banned by Minnesota schools over racial slurs, 12/02/2018. (https://www.telegraph.co.uk/news/2018/02/12/harper-lee-mark-twain-banned-minnesota-schools/)

……….Symons, Julia, Has political correctness gone too far?, 10/10/2018.
(https://www.economist.com/open-future/2018/09/10/has-political-correctness-gone-too -far).


Lista de notas

[1] Symons, Julia, Has political correctness gone too far?, 10/10/2018. (https://www.economist. com/open-future/2018/09/10/has-political-correctness-gone-too-far).

[2] Como afirma Todorov, “si lo esencial no es transmisible, por su incomprensibilidad, se necesitará otro tipo de comprensión, diferente a la histórica” (Todorov 1995, 23).

[3] F. GREGO, ¿El arte es libre? Tal vez no. Palabra de Luca Beatrice, 26/06/2020 (http://www.arte.it/ notizie/italia/l-arte-%C3%A8-libera-forse-no-parola-di-luca-beatrice-17479).

[4] Ibid.

[5] Una Newspeak simplificaría mucho la comucación entre las personas, sin el peligro de la interpretación ambigua, siempre y cuando “Every concept that can ever be needed, will be expressed by exactly one word” (Orwell 1949, 46).

[6] Philipp, Joshua, Political Correctness Is a Tool for Socialist Censorship and Thought Control, 15/05/ 2019. (https://www.theepochtimes.com/political-correctness-is-a-tool-for-socialist-censorship-and-thought-control_2925061.html).

[7] Gore Vidal por ejemplo escribe que “as societies grow decadent, the language grows decadent, too. Words are used to disguise, not to illuminate, action: You liberate a city by destroying it. Words are used to confuse, so that at election people will solemnly vote against their own interests” (Vidal 1986, 1014). Y Roger Boesche, en sus reflexiones sobre el poder, resalta como “betrayal of allies is called “appeasement”, military aggression is labeled “defense,” and tyrannical governments that ally themselves with us are pronounced free” (Boesche 1996, 390).

[8]N. Galli de’ Paratesi, (1964), Le brutte parole. Semantica dell’eufemismo, Milano, Mondadori, 1969.

[9] J. Lawton, Disney bans young kids from watching Peter Pan and Dumbo over racial stereotypes, 25/01/2021, (https://www.dailystar.co.uk/showbiz/disney-bans-young-kids-watching-23378182); o Rainews, Disney vieta ai minori di 7 anni Dumbo, Artistogatti e Peter Pan, 26/01/2021. (https://www.rainews.it/dl/rainews/media/Disney-Dumbo-Artistogatti-e-Peter-Pan-vietati-ai-minori-di-7-anni-Stereotipi-sbagliati-9c1a59a0-4202-4338-84c1-7add81b7dc80.html).

[10] C. Casiraghi, “I Simpson” cancellano Apu, ecco perché, 29/10/2018. (https://www.vanityfair.it/ show/tv/2018/10/29/simpson-cancellano-apu-ecco-perche).

[11] Sabur, Rozina, Harper Lee and Mark Twain banned by Minnesota schools over racial slurs, 12/02/2018. (https://www.telegraph.co.uk/news/2018/02/12/harper-lee-mark-twain-banned-minnesota-schools/)

[12] P. Gallori, “Nigger” rimosso da Huckleberry Finn il classico “ripulito” diventa un caso, 5/01/2011. (https://www.repubblica.it/spettacoli-e-cultura/2011/01/05/news/negro_rimosso_da_huckle-berry_finn_e_il_classico_ripulito_diventa_un_caso-10880943/).

[13] Vease también M. Fagnani, Sherlock Holmes vietato ai mormoni, «Uno studio in rosso» scompare dal corso inferiore di una scuola in Virginia: «Contiene pregiudizi religiosi», Corriere della Sera, 15/06/2011. (https://www.corriere.it/esteri/11_agosto_15/holmes-vietato_aae1752a-c72a-11e0-8ab9-b687 ebb5f78f.sht ml).

[14] Aldo, Giovanni e Giacomo e M. Venier (1998), Così è la vita, Medusa Film.

 

A continuación compartimos el ensayo en su idioma original. Está prohibida cualquier reproducción, venta o distribución del mismo sin previa autorización del autor. Los derechos de esta publicación están reservados a Gianni Darconza y a la revista Vuela Palabra.

Visits: 1275
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *