Vuela Palabra

Corina Oproae

Cinco poemas de Corina Oproae

Hoy voy a compartir, en mi traducción al italiano, una selección de poemas de la poeta y traductora transilvana (pero que vive en España y escribe en español) Corina Oproae. Me gustaría presentar su poesía a través de las palabras que la misma Corina dijo en ocasión de una entrevista: “Escribo poesía de manera intermitente. Y cuando no escribo, traduzco. Escribo porque mi abuela materna me hablaba en versos. O quizá porque mi hermana se negó una vez a escribir un poema por mí. O porque un día, mi madre hizo que me perdiera dentro de un poema muy largo que aprendí de memoria para que me acurrucase durante toda la infancia y resultó que me serviría para toda la vida. O sencillamente porque no podría ser de otra manera. Porque sin escribir poesía, dejaría de ser quien soy. Empecé a escribir en mi lengua materna, y desde hace años lo hago en esta otra lengua que, sin duda, me ha escogido. Pero la primera está latente en todos esos versos que forman la nube poética a la que accedo cada vez que me siento a escribir. Están ahí Eminescu, Blandiana, Blaga, junto a otras voces y a otros versos que se han ido incorporando sin cesar y con toda naturalidad. Dickinson, Pizarnik, Cernuda, Ausländer, Koltz, Gamoneda. Empecé a publicar cuando el cajón donde guardaba los poemas se me estaba quedando demasiado pequeño. Mil y una muertes (2016) es mi primer libro publicado, pero no es el primer libro que escribí. Siento como si no hubiera un primer poema, un primer libro. Como si continuara algo hace mucho tiempo iniciado.”

Gianni Darconza

 




cómo el amor todo lo que toca
lo vuelve palabra

come l’amore tutto ciò che tocca

lo tramuta in parola

 

 


ESPERA

Queman las horas.

Rígidas como cirios de boda.
Velos de cera incandescente
deshacen sus contornos.
El tiempo es un río templado
que engendra recuerdos aún por nacer,
donde los sueños se petrifican
como estatuas inertes con miradas de fuego.

Queman las horas.

En el pedestal del deseo,
el alma se recrea en el cuerpo.



ATTESA

Bruciano le ore.

Rigide come gigli di matrimonio.
Veli di cera incandescente
disfano i propri contorni.
Il tempo è un fiume mitigato
che genera ricordi che devono ancora nascere,
dove i sogni pietrificano
come statue inerti con sguardi di fuoco.

Bruciano le ore.

Sul piedistallo del desiderio,
l’anima si ricrea nel corpo.

 


BACANAL

Era otoño.
Te estaba esperando
ahí donde el tiempo
se vuelve materia.
Llegaste puntual,
como las palabras de un buen amigo.
Nos miramos y conversamos
sobre el camino de las palabras.

Mientras tanto
las hojas seguían su proceso
de descomposición.
A ti sin embargo
te embriagaba el olor a hojas secas.

Fue cuando
sentimos la muerte
disfrazada de pájaro, o de atardecer.
Nos preguntó:
«¿Qué habéis venido a hacer aquí,
ahora, cuando acaba el otoño?»
Me soltaste la mano
y le contestaste
que celebrábamos solitarios
el banquete de las horas inofensivas,
aduciendo ofrendas
—metáforas vaciadas de sangre,
murmullos oxidados
atrapados en su viaje
hacia otra existencia.



BACCANALE

Era autunno.
Ti stavo aspettando
lì dove il tempo
diventa materia.
Sei arrivato puntuale,
come le parole di un buon amico.
Ci siamo guardati e abbiamo conversato
sul cammino delle parole.

Nel frattempo
le foglie continuavano il loro processo
di decomposizione.
Eppure a te
ti inebriava l’odore di foglie secche.

È stato quando
abbiamo sentito la morte
travestita da uccello, o da sera.
Ci ha chiesto:
«Che siete venuti a fare qui,
adesso, quando finisce l’autunno?»
Mi hai lasciato la mano
e le hai risposto
che festeggiavamo solitari
il banchetto delle ore inoffensive,
adducendo offerte
‑metafore svuotate di sangue,
mormorii ossidati
catturati nel loro viaggio
verso un’altra esistenza.




CAMINO INVERSO

Tú eras la a,
yo era la b,
él era la c,
ella era la d…
Todos éramos letras
y aún no sabíamos
ser palabras.
Lo aprendimos poco a poco,
a través de infinitas combinaciones.
Ahora, somos palabras,
somos frases y textos
y ansiamos ser letras
para volver a aprender
cómo el amor todo lo que toca
lo vuelve palabra,
cómo nuestros cuerpos,
conscientes de sí mismos,
se destejen bajo sus manos
cuando saben
que nada más vale volver.



CAMMINO INVERSO

Tu eri la a,
io ero la b,
lui era la c,
lei era la d…
Tutti eravamo lettere
e non sapevamo ancora
essere parole.
L’abbiamo appreso poco a poco,
attraverso infinite combinazioni.
Adesso siamo parole,
siamo frasi e testi
e desideriamo essere lettere
per tornare ad apprendere
come l’amore tutto ciò che tocca
lo tramuta in parola,
come i nostri corpi,
coscienti di loro stessi,
si disfano sotto le loro mani
quando sanno
che non serve a nulla tornare.




AQUEL AMOR

Fuiste tú quien lo ahogó
tan solo con palabras,
como si taparas su rostro candente
con una almohada gélida.
A conciencia, deliberadamente,
vibrando bajo el aleteo
de su última exhalación.
Lo confiesas   
aunque podrías callarlo,
y lo haces porque sabes
que murió una muerte genérica
como un bajo continuo
que ahora te armoniza la vida,
pero te preguntas si de verdad
muere el amor
cuando le muere el nombre
ahogado debajo de palabras
o simplemente florece
dentro de otro nombre
a la espera de que un día
vuelvas a ahogarlo.
A conciencia, deliberadamente,
sabiendo que el círculo
es infinito.



QUELL’AMORE

Sei stato tu a soffocarlo
solamente con le parole,
come se tappassi il suo viso rovente
con un cuscino gelido.
Con coscienza, deliberatamente,
vibrando sotto il battito
della sua ultima esalazione.
Lo confessi
anche se potresti tacerlo,
e lo fai perché sai
che è morta una morte generica
come un baso continuo
che adesso ti armonizza la vita,
ma ti chiedi se davvero
muore l’amore
quando muore il suo nome
soffocato sotto le parole
o semplicemente fiorisce
dentro a un altro nome
in attesa che un giorno
torni a soffocarlo.
Con coscienza, deliberatamente,
sapendo che il cerchio
è infinito.



HOY

Arrodillada
bajo el manto diáfano
del silencio,
succiono metáforas.
En mi garganta,
el universo es savia
con sabor a flores secas.
La guardo en una pila bautismal
llena de letras líquidas
y hacemos el amor,
mientras pido perdón
por las palabras que mueren
en vísperas de revelar verdaderos significados,
por las frases que la mente maravillada
construye
y luego olvida,
por tantas vocales tristes
que no encuentran el grito adecuado.
Cierro los ojos
para seguir bebiendo a sorbos
las confesiones de este silencio orgásmico
que nace de la cópula
de estrellas fulgurantes y palabras atávicas.
Contemplo mi cuerpo menguante.
Olvido el dolor y la ira.
Olvido el rencor y la envidia.
Olvido la rabia y la vergüenza.
Olvido el mal.
Mis dedos sagrados
palpan rayos de luz.
Mis ojos tan sólo reconocen verdades.
Nuestro amor se salva
en la saliva de este beso cósmico,
voraz y expectante.
Canto.
Soy lo que queda
después de mecerse el sonido
sobre el manto diáfano
del silencio.



OGGI

Inginocchiata
sotto il manto diafano
del silenzio,
succhio metafore.
Nella mia gola,
l’universo è linfa
che sa di fiori secchi.
La serbo in una fonte battesimale
piena di lettere liquide
e facciamo l’amore,
mentre chiedo scusa
per le parole che muoiono
in procinto di rivelare veri significati,
per le frasi che la mente meravigliata
costruisce
e poi dimentica,
per tante vocali tristi
che non trovano il grido adeguato.
Chiudo gli occhi
per continuare a bere a sorsi
le confessioni di questo silenzio orgasmico
che nasce dalla copula
di stelle sfolgoranti e parole ataviche.
Contemplo il mio corpo calante.
Dimentico il dolore e l’ira.
Dimentico il rancore e l’invidia.
Dimentico la rabbia e la vergogna.
Dimentico il male.
Le mie dita sacre
palpano raggi di luce.
I miei occhi riconoscono solo verità.
il nostro amore si salva
nella saliva di questo bacio cosmico,
vorace e in attesa.
Canto.
Sono quello che resta
dopo il mescolio del suono
sopra il manto diafano
del silenzio.



Corina Oproae (Transilvania, Rumania, 1973) es licenciada en filología inglesa e hispánica por la Universidad Babeș-Bolyai de Cluj-Napoca. Reside en Cataluña desde 1998. Escribe en español, traduce del rumano y del inglés al catalán y al español. Enseña inglés en un instituto de enseñanza secundaria y conduce un taller de poesía en la escuela de escritura Laboratori de Lletres de Barcelona. Ha participado en diversas lecturas de poesía en Barcelona, Girona, Cadaqués, Madrid, Praga, Iași, Cluj-Napoca, Bucarest. Es co-traductora de la antología poética Per entre els dies, de Marin Sorescu (Lleonard Muntaner, Editor, Palma de Mallorca, 2013), premio Cavall Verd Rafel Jaume de Traducción Poética. Su traducción al catalán del libro de poemas La meva pàtria A4 [Patria mea A4], de Ana Blandiana (# 78, Jardins de Samarcanda, Cafè Central / Eumo Editorial) mereció el premio Jordi Domènech de Traducción de Poesía (2015). Ha traducido Els poemes de la llum [Los poemas de la luz],de Lucian Blaga (2016), La por de la literatura [El miedo a la literatura], Ana Blandiana y Ocell Roig [Red Bird] de Mary Oliver. En 2016 publicó su primer libro de poemas, Mil y una muertes. Su segundo libro de poemas, Intermitencias, fue publicado en 2018.

Visits: 2217
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *