Vuela Palabra

Estamos en periodo de receso. Regresaremos con más contenido a partir del 01 de noviembre. Agradecemos su comprensión.

Giselle Lucía Navarro-Vuela Palabra

Cromosoma X de GISELLE LUCÍA NAVARRO

Leeremos «Cromosoma x» y otros poemas de Giselle Lucía Navarro (Cuba, 1995)  Poeta, narradora, diseñadora y gestora cultural. Licenciada en Diseño Industrial por la Universidad de La Habana. Su obra ha merecido diversos reconocimientos entre los que destacan los premios José Viera y Clavijo de ciencias sociales, Benito Pérez Galdós de ensayo, Indio Naborí de décima, Edad de Oro de poesía para niños, Pinos Nuevos de narrativa infantojuvenil y David de poesía que otorga la Unión de Escritores y Artistas de Cuba. Ha publicado Contrapeso (Colección Sur, 2019), El circo de los asombros, la novela infantil ¿Qué nombre tiene tu casa? (Gente Nueva, 2019). Textos suyos han sido traducidos a varios idiomas y publicados en revistas y antologías. 

 

 

Poema-videoarte, 2019

 


PROCESO PARA ENCONTRAR AL POETA INTERIOR

Mi cuerpo como crisálida,
raíz extraña,
una escasa armadura para el ser,
se sostiene sobre todas las huellas de sus fibras e impulsos,
en los húmedos sentidos y olores
que me obligan a nacer,
mientras el verso me asfixia,
mientras la palabra grita
y el filo desacierto de este rumor me traspasa.
Por eso escribo,
aunque no sienta crecer la locura que pronostica el verso,
que me demuda e incendia con la misma mano.
Aunque no sepa
lo que pasa del otro lado de aquello que describo.

Escribo desde la estructura visceral
de todos mis rostros,
de todos mis colores
de todos mis miedos,
aunque no exista el deseo
y se hayan agotado las frases,
y la palabra sea una piedra agitada en la cabeza de algunos,
mi cuerpo un insensible pedazo de carne,
y mi cabeza decaiga como un muro
acostumbrado a fuertes golpes,
aunque el silencio sea esta bandera
que se quema de espaldas al sol.

Escribo
aunque el corazón no exista
y esté ciega, sorda, muda, loca, muerta…
porque sé que alguien espera mi palabra
desde algún rincón del universo,
alguien que necesita ver el anzuelo para salir del hoyo,
para sentir,
volver y rescatar a otros,
para ver el incendio y nacer otra vez.

Escribo desde un espejo que no tiene rostro propio,
y si la nostalgia me atraviesa con su herida ya estoy lista.
Quiero sentir lo que marca la frontera en mi interior.
Ser la isla, el país, su verso, el aire…
Ser otro árbol desnudo
que se equilibra en el tacto de todos sus reflejos.
El instante
en el que a pesar del tiempo,
los disparos y lo efímero del cuerpo,
sin saber, sin pretender, sin explicar,
vuelvo a existir.


…………………………………………..

Del libro Criogenia, Premio David 2019





ACTO DE RECONOCIMIENTO

………………………………………………………………………….…temes a tu vacío
……………………………………………………………………………………………..Cesare Pavese


Un hombre que se desprende y niega su raíz
podría ser una estructura malograda.
Me he sentado a comer con mis ancestros
y les he servido un trozo de mi vacío en cada plato.

Lejos del temor y las euforias mis sentimientos se congelan
y el cuerpo se estremece
y este frío que es la muerte hace que hierva.

Por fin palpo mi cordón umbilical.
Por fin mis madres me miran
y mi patria, como el árbol enumerado
de todos los rostros de mi sangre se reencuentra
y me reconozco en estos temblores.
Por primera vez
los espíritus perturbados de la noche me han besado
y he tenido la certeza de estar llena.


…………………………………………….

UN AMOR NACE AUNQUE NO QUIERAS

Un amor nace aunque no quieras

y te niegues a caminar sonámbulo, distante
en el diluvio de los invidentes,
en la sincera humedad de los apriscos
amarrado a tu propia indiferencia.
No importa si eres inocente,
si mataste o te decapitaron.
La bala siempre llega a su destino,
aunque no haya una mano que apriete el gatillo,
aunque mutiles la semilla y quiebres todo lo posible,
aunque me niegues, lo niegues y te niegues.
Algo nace sin que te des cuenta
en aquel pedazo de ti que creías blindado
y te golpea y te besa con la misma mano,
la mano que no quiere y sin querer lo siente.
Nunca importará lo que decidas.
Un amor nace aunque no quieras,
aunque ya no tengas corazón,
aunque te mueras.


…………………………………………….


VISCERAL

Odio al artista
que cree que el arte viene desde el asco
y trepana su cerebro para extraer cada palabra dulce,
cada trozo de suavidad,
esas palabras que él llama defectuosas
y le arrancan la sensibilidad, 
en busca de la perfecta belleza de su obra.

Odio lo perfecto
como todos los esquemas artificiales,
como el hombre perfeccionista
que subsiste gracias a su oportunismo,
un hombre que me odiaría si leyera estas palabras
y me llamaría cursi
y dijera que aún soy transparente
y mi palabra no crece.

Un hombre que no se permite la dulzura
es un cuerpo que se quema de espaldas al sol.




CROMOSOMA X

Una mujer que se dispara a sí misma
podría ser comparada con un hombre
y siendo mujer, si resucitara volvería a dispararse.

Dios nos hizo a su imagen y semejanza
y en nuestra herencia nunca estuvo ser sombra,
el problema siempre estuvo en la herencia del corazón,
que puede liberarte o construirte una jaula,
de ahí su naturaleza transmutable,
de ahí su aparente fragilidad.

Una mujer que se suicida fue un ser iluminado
aunque al morir reportasen que siempre estuvo loca.

Su vocación pudo haber estado en el gatillo
o lejos de todos los disparos,
pero una mujer no aprieta el gatillo por gusto,
no muere por honor u orgullo,
no hace la guerra.

A una mujer solo puedes matarla si le apuntas al corazón.





***Fotografía de Xuan Linhr

 

También te puede interesar la siguiente entrada

VÍCTOR RODRÍGUEZ NÚÑEZ-Poesía cubana

Visits: 1048
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *