Vuela Palabra

«Un último poema para Richard» de Sandra Cisneros

Hoy les comparto en mi traducción el poema «Un último poema para Richard» de la narradora y poeta Sandra Cisneros. En él se muestran las complejidades del amor y lo contradictorio de los afectos. Tremendo poema.

Andrea Muriel

Un último poema para Richard

24 de diciembre y terminamos de nuevo.
Esta vez es definitivo, lo sé, porque
no te eché de la casa – y nos despedimos incluso con la mano.
No hubo zapatos. Ni puertas enojadas.
Doblamos nuestra ropa y nos fuimos
cada quien por su lado.
Tú dejaste esa camisa de franela
que me gustaba, pero te acordaste de llevar
tu cepillo de dientes. ¿Dónde estarás esta noche?

Richard, es Nochebuena de nuevo
y los viejos fantasmas vuelven a la casa.
Estoy sentada al lado del árbol de Navidad
preguntándome qué hicimos mal.

Okey, no funcionó, y los recuerdos,
a decir verdad, no son buenos.
Pero hubo buenos tiempos.
El amor era bueno. Amaba tu dormir chueco
a mi lado y nunca tenía miedo al soñar.

Deberían haber estrellas para grandes guerras
como las nuestras. Deberían haber premios
y mucha champaña para los supervivientes.

Después de todos los años de degradaciones,
de muchos días festivos fallidos,
debería haber algo
para conmemorar el dolor.

Algún día olvidaremos el gran desastre de Brasil.
Hasta entonces, Richard, te deseo lo mejor.
Deseo que tengas romances y mucha agua caliente,
y mujeres más amables que lo que yo te traté.
Olvidé la razón, pero una vez te amé,
¿lo recuerdas?

Tal vez en esta temporada, borracha
y sentimental, estoy dispuesta a admitir
que una parte de mí, desquiciada y kamikaze,
propicia para la anarquía, ama todavía.

 

One Last Poem for Richard

December 24th and we’re through again.
This time for good I know because I didn’t
throw you out — and anyway we waved.
No shoes. No angry doors.
We folded clothes and went
our separate ways.
You left behind that flannel shirt
of yours I liked but remembered to take
your toothbrush. Where are you tonight?

Richard, it’s Christmas Eve again
and old ghosts come back home.
I’m sitting by the Christmas tree
wondering where did we go wrong.

Okay, we didn’t work, and all
memories to tell you the truth aren’t good.
But sometimes there were good times.
Love was good. I loved your crooked sleep
beside me and never dreamed afraid.

There should be stars for great wars
like ours. There ought to be awards
and plenty of champagne for the survivors.

After all the years of degradations,
the several holidays of failure,
there should be something
to commemorate the pain.

Someday we’ll forget that great Brazil disaster.
Till then, Richard, I wish you well.
I wish you love affairs and plenty of hot water,
and women kinder than I treated you.
I forget the reason, but I loved you once,
remember?

Maybe in this season, drunk
and sentimental, I’m willing to admit
a part of me, crazed and kamikaze,
ripe for anarchy, loves still.

 

Sandra Cisneros (Chicago, 1954). Autora de las célebres novelas La Casa en Mango Street y Caramelo. Tiene una doble ciudadanía con México y Estados Unidos lo cual le permite comunicarse con ambas audiencias de modo impactante. Ha ganado numerosos premios como la NEA fellowships tanto en poesía como en ficción así como la  Texas Medal of the Arts y la MacArthur Fellowship.

 

 

Visits: 1291
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *