Vuela Palabra

kendel hippolyte

Todo esto es lenguaje, poemas de Kendel Hippolyte

El día de hoy les comparto una selección de textos del poeta, dramaturgo y director de teatro Kendel Hippolyte (Castries, Santa Lucía). Pertenecen al libro Todo esto es lenguaje cuyos poemas fueron seleccionados y traducidos por Adalber Salas Hernández. Resulta muy interesante la mirada performativa en la que el autor caribeño se acerca al lenguaje al tiempo que explora la identidad caribeña. Ojalá les resuenen estos textos como a mí. 


Andrea Muriel

 

La justeza de las cosas

Las simetrías del hogar:
cómo las sillas encajan en los espacios bajo las mesas, esperando;
un vaso de agua fría colocado, levantado, vuelto a colocar
en el círculo húmedo translúcido que ha hecho;
una camisa en un gancho, conservando su forma
hasta que la descuelgas, la deslizas sobre ti,
la sujetas con botones, la llenas;
la ventana abierta, enmarcando ramas y hojas
en un cuadro apenas ahora descubierto;
los recovecos tras las puertas que se abren;
los pisos que aguardan la pisada;
la casa entera, incluso vacía,
ocupada por sus acechos,
manteniéndose unida, esperando ser habitada.

 

 

The Fitness of Things

The symmetries of household:
how chairs fit into the spaces under tables, waiting;
a glass of cold water placed, lifted, placed back
into the wet translucent circle it has made;
a shirt on a hanger, holding its shape
till you unhang it, slip it onto you,
clasp it with buttons, fill it;
the opened window, framing branches and leaves
into a painting only now discovered;
the nooks behind doors as they open;
floors waiting for a footfall;
the whole house, even when empty,
occupied by its expectancies;
holding itself together, awaiting inhabitance.

 

 

 

Escribir

Se tajea la muñeca, la tinta chispea
negra sobre las hojas blancas, gotas
de sangre oscura punteando inciertas,
formando lo que parece una línea truncada…
entonces, gota a gota, otra línea
ensangrienta la hoja, se filtra en palabra,
algo –todavía no–. Tajea de nuevo
a lo largo de la arteria, más allá del arte. Allí. Algo
más allá de las marcas, la tinta en la hoja
manchará más hondo que lo negro en lo blanco.
quedará dirá, escribirá
para sí mismo, indeleble, un sentido.

 

 

 

Writing

He slits his wrist, the ink drips out
black on the white sheets, gouts
of dark blood stippling uncertainly
into what looks like a line, unfinished…
then, drip by drip, another line
blooding the sheet, seeping in to word
something – not there yet. He slits again
through artery, beyond art. There Something
beyond the marks the ink makes on the sheet
will stain deeper than black on white
will stay, will say, will write
himself indelible into meaning.

 

 

 

Archipiélago


Si realmente ves el archipiélago Caribe, te verás a ti mismo,
las islas desperdigadas vivas agitándose hacia el despertar en un mar de ensueño y pesadilla,
la luz doradora arrancando el follaje verde de la oscuridad, trayéndolo a su iluminación,
y la amenazante inmensidad azul alrededor un creaturar desconocido de lo que sólo puede vivir en profundidades

Si escuchas el archipiélago Caribe, lo oirás hablarte en las lenguas
de las tribus originarias de las Américas, África, Europa, Asia; escucharás peleas, después, un jaleo
y escucharás la traducción simultánea de estas lenguas en la primera lengua,
el mar que habla consigo mismo porque al principio y al final no hay nadie más

Si en verdad ves el archipiélago Caribe, se hará evidente
cómo el arco frágil, fragmentado de islas, al resistir el oleaje del océano, hace del mar el mar;
cómo el océano, estirado alrededor de la roca agrietada, tratando de unirse consigo mismo, hace de las islas islas;
cómo ambos, por ende, se definen entre sí, cómo refinan tu comprensión de la individualidad
hacia la aceptación de la unidad necesaria de lo conocido y lo desconocido

Si puedes ser el archipiélago Caribe, admitir que tu forma litoral nunca es definitiva,
que cambia con tu consciencia de que bajo el flujo y reflujo sublunar hay una resaca,
una corriente contraria que te jala hacia abajo, a profundidades donde las islas del yo se estiran
más allá de las piedras dispersas de sus individualidades, creciendo hacia un mismo cimiento, en la tierra
original de la que el mar, el océano, el archipiélago desmembrado, y aún así definitorio, se alzan a su ser,
si puedes ser esto, ser más allá de esto, milagrarás esa imposibilidad, verás
cómo estar roto y a la vez completo.

 

 

 

Archipielago

If you really see the Caribbean archipielago, you will see yourself,
the vivid scattered islands stirring to awakening in a sea of reverie and nightmare,
the goldening light lifting green foliage out of darkness into its illumination
and the surrounding blue immensity brooding an unknown creaturing of what can live only in depth

If you hear the Caribbean archipielago, you will hear it talking to you in tongues
of the original tribes of the Americas, Africa, Europe, Asia; you will hear quarrelling, then a blur
and you will hear the simultaneous translation of these languages into the first language,
the sea talking to itself because in the beginning and the end there is no other

If you truly see the Caribbean archipielago, it will become clear
how the fragmented, brittle arc of island, resisting the onsurge of ocean, makes the sea the sea;
how the ocean, reaching around breached rock, trying to rejoin itself, makes island islands;
how they both therefore define each other, how they refine your understanding of the selfhood
into the acceptance of the necessary oneness of the known and the unknown

If you can be the Caribbean archipielago, acknowledging that your littoral shape is never final,
that it shifts with your awareness that below the sublunary rise-and-ebb there is an undertow,
a contrary flow that draws you down, deepening to where the separate i-lands reach
beyond the scattered stones of their selves, growing down back into one bedrock, into the original
ground from which the sea, the ocean, the self-dismembered yet defining archipielago rise into their being,
if you can be this, be yond it, you will miracle into impossibility, you will see
how to be broken and yet whole. 

 

 

Kendel Hippolyte (Castries, Santa Lucía) es poeta, dramaturgo y director de teatro. Su obra poética, cifrada en siete libros de poesía, así como su trabajo en el ámbito teatral, le han valido amplio reconocimiento tanto dentro como fuera del Caribe. Se ha hecho acreedor del Premio OCM Bocas for Caribbean Literature por su poemario Fault Lines y de la Medalla del Mérito otorgada por el gobierno de Santa Lucía por la totalidad de su labor.

 

Adalber Salas Hernández (Caracas, 1987). Entre otros, autor de los libros de poesía Salvoconducto (XXXVI Premio de Poesía Arcipreste de Hita; traducido al alemán por Geraldine Gutiérrez-Wienken y Marcus Roloff como Aus dem Kopf durch die Nacht), La ciencia de las despedidas (traducido al inglés por Robin Myers como The Science of Departures) y Nuevas cartas náuticas (traducido al italiano por Alessio Brandolini como Nuove carte nautiche), así como los volúmenes de ensayo Clarice Lispector: el lugar de la poesía, 23 shots, Palabras sin dueño. Variaciones sobre la traducción literaria, Isolario y Retrato del traductor con cabeza de perro. Ha traducido a Marguerite Duras, Antonin Artaud, Charles Wright, Mário de Andrade, Hart Crane, Pascal Quignard, Mark Strand, Lorna Goodison, Louise Glück, Yusef Komunyakaa, Anne Boyer, Roger Robinson, Li-Young Lee, Nicholas Laughlin, Shara McCallum, Jamaica Kincaid, Safiya Sinclair, Patrick Chamoiseau, Édouard Glissant, Frankétienne y Kendel Hippolyte. Tiene un doctorado de la New York University.

Visits: 1658

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *