Vuela Palabra

SUJATA BHATT «no un dios, sino un hombre silencioso que escucha»

La poesía de Sujata Bhatt (Ahmedabad, India, 1956) es muy intensa y a la vez pausada, contemplativa. Son un viaje desde su tierra natal, la India, hasta los escenarios de Estados Unidos, e incluso Europa, en los que se nota el interés de Bhatt por la lengua y sus experiencias multiculturales. Aquí cinco de sus poemas en la traducción de la escritora y traductora Andrea Muriel.

 

Eurídice habla

Orfeo, te digo que no estoy en el infierno,

este lugar se llama Maine.
Durante todo el invierno el frío me quema la cara,
y sudo, buscando entre toda esta nieve.
Pero ahora es primavera:
suena a nieve que se derrite
al agua que gotea de los aleros, anegando
azafranes y aráceas.
Sauces, juncos, forsythias de repente
se despiertan enebros con puntas de nuevos brotes pálidos.
El viento arroja conos de pino hacia mí.
Ahora paseando por la costa
persigo gaviotas
con mi cámara, gaviotas
que rozan las olas y enfoco
sus picos en la espumosa
agua, ellas sumergen sus picos,
yo las enfoco, ellas se elevan con débil plata
brillando bajo el sol mientras otras llegan bajando
en picada, doy de vueltas en círculos con mi cámara
mientras las olas se alzan y golpean las rocas
arrojando saladas algas y moluscos;
se quiebran conchas en los acantilados
las olas chocan y dejan pequeños estanques de peces prisioneros…
Orfeo, quiero permanecer aquí
con las suaves piedritas,
quiero permanecer aquí, al borde del océano
he encontrado a alguien nuevo –
no un dios, sino un hombre silencioso que escucha.

 

Eurydice Speaks

Orpheus, I tell you I’m not in hell, 
this place is called Maine, 
All winter the cold wind burns my face, 
and I sweat, wading through all this snow. 
But it’s spring now: 
sounds of snow melting, 
water dripping off eaves, flooding crocuses 
and jack-in-the-pulpits. 
Pussy willows, cattails, forsythia suddenly 
awaken junipers tipped with pale new shoots. 
The wind flings pine cones my way. 
Now walking along the coast 
I follow seagulls 
skimming waves and I focus 
on their bills in the foaming
water, they dip their bills, 
I focus, they rise with limp silver 
flashing in the sun as others come swooping 
down, I turn circling with my camera 
while waves rise and crash upon rocks 
flinging salty seaweed and mollusks; 
chipping seashells upon cliffs 
waves crash and leave small pools of fish stranded… 
Orpheus, I want to stay here 
with the smooth pebbles, 
I want to stay here, at the ocean’s edge 
I have found someone new ­–
no god, but a quiet man who listens. 

 

Un toque de cilantro

 

Se cree que el ajo actúa como un afrodisíaco
cuando se muele con cilantro fresco
y se toma con vino tinto.

 -Cayo Plinio el Viejo

 

Es el cilantro – sus verdes hojas
que enfrían la lengua
después del ajo. Es el cilantro: ligero, tierno,
el que hace que se desvistan el uno al otro
antes de que terminen de desvestir al ajo –

¿Y el vino? Con ajo
el vino sólo los deja más sedientos –
el vino sólo hace que el beso dure más tiempo.

Y entonces volverán
de nuevo al cilantro – y sus verdes hojas
que alivian los párpados.

 

A Touch of Coriander

 

Garlic is believed to act as an aphrodisiac
when pounded with fresh coriander
and taken with neat wine.

-Gaius Pliny the Elder


It is the coriander – the green leaves
that cool the tongue
after garlic. It is the coriander: feathery, tender,
that makes them undress each other
before they’ve finished undressing the garlic –

And the wine? With garlic
the wine only makes them thirstier –
the wine only makes the kiss last longer.

And then they’ll turn
again to coriander – the green leaves
that soothe the eyelids.

Abejas asustadas

Notas de un Herbario Welsh

Toma un diente de ajo
pínchalo en tres o cuatro lugares del centro
sumérgelo en miel e insértalo en el oído
cubriéndolo con lana negra.

¿Y si no tengo lana negra
podría funcionar la blanca –
o debería ser al menos roja
o azul oscuro?

Deja que el paciente duerma
del otro lado cada noche
dejando el ajo en el oído
por siete u ocho noches sin cambiarlo.
Prevendrá la secreción nasal
y restaurará la audición.

Encontré lana negra finalmente
pero me hace soñar con abejas asustadas
con una reina muerta – enjambres
vagabundos corriendo en estado de pánico –

noche tras noche – las abejas muertas
se están acumulando rápido – pero alguien desea
aplastarlas con pétalos de rosas

y miel – alguien desea comer
las reinas muertas y saborear
la dulzura, un conocimiento que nadie se atreve a probar.


Frightened Bees

Notes from a Welsh Herbal

Take a clove of garlic
prickin three or four places in the middle
dip in honey and insert in the ear
covering it with some black wool.


And if I had no black wool
would white wool do –
or must it be at least red
or dark blue?

Let the patient sleep
on the other side every night
leaving the clove in the ear
for seven or eight nights unchanged.
It will prevent the running of the nose
and restore the hearing.


Black wool I found at last
but it makes me dream
of frightened bees with a dead queen – homeless
swarms rushing in a panic –

night after night – the dead queens
are piling up fast – but someone wants
to crush them with rose petals
and honey – someone wants to eat
the dead queens and taste
a sweetness, a knowledge no one dares to try.

 

No hay rosa de tal virtud

No hay rosa de tal virtud
como la rosa que deshojó Jesús

 -Anónimo, Inglaterra, siglo XV

 

Un viejo jardinero planta un rosario
de ajo alrededor de los rosales.

Y el sol de las altas ventanas
hace que la canción sea más suave,
más suave – un zumbido en sus oídos:

no hay rosa de tal virtud…

mientras los olores de la tierra removida
se aferran al aire – y el viento
no conoce fronteras entre el aroma
de las rosas y el aroma del ajo.

 

Ther is No Rose of Swych Virtu

Ther is no rose of swych virtu
as is the rose that bar Jhesu

-Anonymous, England, fifteenth century

An old gardener plants a rosary
of garlic around the rosebushes.

And the sun of the high windows
makes the song softer,
softer – a hum in his ears:

ther is no rose of swych virtu…

while the odours from the dug up earth
cling to the air – and the wind
leaves no boundaries between the scent
of roses and the scent of garlic. 

 

Sujata Bhatt (Ahmedabad, India, 1956). Ha merecido el Commonwealth poetry prize (Asia), Alice Hunt Bartlett Prize, Poetry Book Society, Cholmondeley Award, Poetry Book Society, Tratti Poetry Prize. Ha publicado libros como el multipremiado Brunizem (1988), Monkey Shadows (1991), Augatora (2000), The Colour of Solitude (2002) y Pure Lizard (2008).

Visits: 493
+1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *