Vuela Palabra

I. Siete poetas brasileñas nacidas en el siglo XX: HENRIQUETA LISBOA

En esta ocasión les presento una pequeña antología de siete poetas brasileñas nacidas en el siglo XX. Durante varias semanas estaré subiendo una selección de poesía comenzando cronológicamente con las poetas nacidas a principios de siglo. En esta primera entrega presento el poema “De lo superfluo” de Henriqueta Lisboa en mi traducción que más bien podría llamarse un acercamiento debido a que no soy para nada experta en la lengua portuguesa. De hecho, mi versión de los textos más bien se trata de un intento por hacer un poco míos estos versos. Ojalá les agrade este ejercicio y conecten con estas fabulosas autoras que suelen ser complicadas de leer en español al haber pocas traducciones de su obra. Agradezco a Rodolfo Mata Sandoval, Regina Aída Crespo por acercarme a estas autoras, adentrarme al mundo de la poesía brasileña, y a Mariajosé Amaral y Paula Abramo por darme una valiosa guía en estas traducciones.

Andrea Muriel


Reconozco que parto de un enorme desconocimiento respecto a la poesía en portugués, sobre todo de aquella brasileña y mucho más de aquella escrita por mujeres. Además, en México se encuentran pocas traducciones de poetas mujeres al español, incluso de algunas muy conocidas e importantes dentro de Brasil. Es por eso que me di a la tarea de hacer una lista de las poetas mujeres nacidas en el siglo XX que logré encontrar tanto dentro de antologías, como menciones en artículos o simplemente por búsquedas varias a través de Google, misma que anexo en este trabajo. Luego, decidí traducir algunos poemas de varias poetas mujeres nacidas en el siglo XX y analizar muy brevemente sus textos tomando en cuenta algunos estudios sobre afectividad y emociones que han tenido auge en los últimos años, sobre todo dentro de las teorías feministas.
            Como se sabe, históricamente hay temas que están vinculados con la mujer como lo son aquellos relacionados con la cotidianidad, los sentimientos y lo doméstico, y otros con los hombres como son aquellos relacionados con el raciocinio, y la contemplación, muchas veces metafísica. Del mismo modo, hay emociones o formas de procesar las emociones que se piensa se encuentran más cercanas a las mujeres que se consideran más sentimentales o expresivas que los hombres[1]. Así mismo, la manera de llevar a cabo la lectura y por consiguiente la escritura, se piensa distinta entre los géneros.
           
Los estudios de las emociones surgen con teóricos como Arlie Hochschild, Teresa Brennan y Sara Ahmed con la intención de analizar estas vertientes del conocimiento poco exploradas que tienen que ver con el conocimiento que surge cuando sentimos. Así, “las emociones conformarían un sistema comunicativo integrado por elementos expresivos, fisiológicos, conductuales y cognitivos” (López, 6). Desde esta perspectiva, en vez de analizar lo que los textos dicen o hacer un análisis de los métodos y estructuras que utilizan los poetas, intentaré enfocarme en el modo en que se expresan las emociones y qué es lo que puede interpretarse de ella.

Henriqueta Lisboa 

El siguiente poema pertenece a su libro: Pousada do Ser (1982).

 

De lo superfluo 

También las cosas participan
en nuestra vida. Un libro. Una rosa.
Una melodía que nos hace regresar
a momentos inaugurales. El crepúsculo
azarosamente visto en un país
que al no ser de la tierra
evoca apenas una reminiscencia
de otra reminiscencia más lejana.
El esbozo tan sólo de un gesto
de cruel intención. La gracia
de un retazo de luna
que atraviesa un viejo tapiz.
La mesa sobre la cual me desparramo
cada día más temerosa
de mis propios decires.
Tales cosas de íntimo dominio
tal vez sean superfluas.
                                     Y sin embargo,
¿qué tengo que ver yo contigo
si no leíste el libro que leí,
no viste la rosa que planté,
no contemplaste la puesta de sol
a la hora en que el amor se fue?
¿Qué tienes que ver conmigo
si dentro de ti no prevalecen
las cosas –aunque superfluas–
de mi intransferible patrimonio?

 

Do supérfluo

Também as cousas participam
de nossa vida. Um livro. Uma rosa.
Um trecho musical que nos devolve
a horas inaugurais. O crepúsculo
acaso visto num país
que não sendo da terra
evoca apenas a lembrança
de outra lembrança mais longínqua.
O esboço tão-somente de um gesto
de ferina intenção. A graça
de um retalho de lua
a pervagar num reposteiro.
A mesa sobre a qual me debruço
cada dia mais temerosa
de meus próprios dizeres.
Tais cousas de íntimo dominio
talvez sejam supérfluas.
                                      No entanto
que tenho a ver contigo
se não leste o livro que li
não viste a rosa que plantei
nem contemplaste o pôr-do-sol
à hora em que o amor se foi?
Que tens a ver comigo
se dentro em ti não prevalecem
as cousas – todavia supérfluas –
do meu intransferível patrimônio?

 

En este poema, Lisboa habla de que lo superfluo, o lo que suele considerarse superfluo, termina por ser fundamental. La primera parte del texto menciona cómo los objetos son parte de la vida debido a lo que evocan, como por ejemplo “Una melodía que nos hace regresar / a momentos inaugurales” en donde además, puede encontrarse el sentimiento de la melancolía. Más tarde irá enumerando algunas otras cosas y las emociones que evocan como lo es el esbozo cruel o la gracia de un viejo tapiz. Posteriormente el “yo lírico” nos contará sobre la intimidad que contiene el escribir y cómo lo hace de manera temerosa, evocando la mesa donde escribe.
            En la segunda parte del texto que comienza con el verso “Y sin embargo” mismo que está dispuesto a la derecha de la página, se comprende el por qué de este interés por las cosas; en el segundo verso: “qué tengo que ver yo contigo” aparece por primera vez el “tú” al que el “yo lírico” se refiere. En entonces cuando se comprende que el conocimiento del otro, esta intimidad sólo puede darse al compartirse estas cosas “superfluas”. Y dado que en el caso de este poema eso no sucede, la emoción final es la del desasosiego.

 

Henriqueta Lisboa (Minas Gerais, 1901 – Minas Gerais, 1985)

Poeta, ensayista, crítica literaria y traductora. Comienza su carrera literaria en Río de Janeiro con la publicación de la colección de poemas Fogo fátuo (1925). Fue la primera mujer miembro de Academia Mineira de Letras. Suele abordar temas metafísicos en sus textos, sobre todo el de la muerte.

LISTA DE POETAS BRASILEÑAS NACIDAS EN EL SIGLO XX

Henriqueta Lisboa (Minas Gerais, 1901 – Minas Gerais, 1985)
Cecília Meireles (Río de Janeiro, 1901 – Río de Janeiro, 1964)
Lia Correia Dutra (1908 – 1989)
Pagu (São Paulo,1910 – Santos,1962)
Carolina Maria de Jesus (Minas Gerais, 1914 – São Paulo, 1977)
Ana Montenegro (Ceará, 1915 – Bahía, 2006)
Antonieta Dias de Moraes (Santos, 1916 – São Paulo, 1999)
Dora Ferreira da Silva (Conchas, 1918 – São Paulo, 2006)
Mira Schendel (Zúrich, 1919 – São Paulo, 1988)
Ruth Guimarães (São Paulo, 1920)
Anilda Leão (Maceió, 1923 – Maceió, 2012)
Dina Mangabeira (Minas Gerais, 1923 – Belo Horizonte, 2000)
Maria Ângela Alvim (Minas Gerais 1926 – 1959)
Helena Parente Cunha (Bahía, 1929)
Hilda Hilst (Jaù, 1930 – Campinas, 2004)
Renata Pallottini (São Paulo, 1931)
Marly de Oliveira (Espírito Santo, 1935 – Rio de Janeiro, 2007)
Adélia Prado (Minas Gerais, 1935)
Astrid Cabral (Manaos, 1936)
Myriam Fraga (Bahía, 1937 – Bahía, 2016)
Lya Luft (Santa Cruz do Sul, 1938)
Isabel Câmara (Minas Gerais 1940 – Goiânia 2006)
Orides Fontela (São João, 1940 – Campos de Jordão, 1998)
Adélia Maria Woellner (Paraná, 1940)
Stela do Patrocínio (Río de Janeiro, 1941 – 1997)
Elisabeth Veiga (Río de Janeiro, 1941)
Maria Lúcia dal Farra (São Paulo, 1944)
Alice Ruiz (Curitiba, 1946)
Geni Guimarães (Sao Manuel, 1947)
Claudia Roquette – Pinto (Río de Janeiro, 1947)
Lucila Nogueira (Río de Janeiro, 1950 – Recife, 2016)
Ana Terra (Río de Janeiro, 1950)
Ana Cristina Cesar (Río de Janeiro, 1952 – Copacabana, 1983)
Josely Vianna Baptista (Curitiba, 1957)
Tânia Martins (Licínio de Almeida, 1957)
Elisa Lucinda (Cariacica, 1958)
Wanda Cristina (Maranhão, 1959)
Constança Lucas (Coimbra, 1960)
Kátya Chamma (Brasilia, 1961)
Martha Medeiros (Porto Alegre, 1961)
Lou de Olivier (São Paulo, 1961)
Claudia Roquette-Pinto (Río de Janeiro, 1963)
Andrea Paola (Río de Janeiro, 1964)
Virna Teixeira (Fortaleza, 1971)
Angélica Freitas (Pelotas, 1973).
Andréa Catrópa (São Paulo, 1974)
Prisca Agustoni (Lugano, 1975)
Anita Costa Malufe (São Paulo, 1975)
Ana Elisa Ribeiro (Belo Horizonte, 1975)
Marília Garcia (Río de Janeiro, 1979)
Mariana Ianelli (São Paulo, 1979)
Ana Rüsche (São Paulo, 1979)
Elisa Andrade Buzzo (São Paulo, 1981)
Bruna Beber (Duque de Caxias, 1984)
Alice Sant’Anna (Río de Janeiro, 1988)

 

Bibliografía:

Aguilar, Luis. Selecc y Trad. ¿Qué será de ti? / Como vai você? Poesía joven de Brasil Barcelona: Vaso Roto, 2015.
López, Helena. “Emociones, afectividad, feminismo” en Cuerpo y afectividad en la sociedad contemporánea. Olga Sabido y Adriana García, eds. D.F.: UAM-A, 2014.
Mata, Rodolfo y Regina Crespo, Selecc, trad y notas. Alguna poesía brasileña. Antología (1963-2007) D.F.: UNAM, 2014.
Prado, Adélia. O coração disparado. Rio de Janeiro: Editora Record, 2013.

[1] Por supuesto parto de la premisa feminista de que estas visiones históricas provienen de constructos socioculturales enmarcados por un contexto histórico. Por ej. en siglo XIX, el que las mujeres hablaran de temas sensuales y sexuales era una ruptura debido a que su cuerpo no les pertenecía, pero actualmente esto ya se volvió una condición de la escritura femenina.

Visits: 1003
+1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *