Vuela Palabra

Jorge Cappa-Vuela Palabra

Ocho poemas de JORGE CAPPA

Hoy presentamos una selección de poemas de Jorge Cappa (Madrid, España). Es escritor, Licenciado en Sociología por la Universidad Complutense de Madrid, y Máster en Gestión Cultural por la Universidad Carlos III de Madrid.
Su primer libro se titula Sueños en el aire (Chiado Editorial, 2017) y está compuesto por poemas y letras de canciones. Acaba de terminar su nuevo poemario, el cual está pendiente de publicación. Además, escribe otros géneros como el relato, el microrrelato y el haiku.
Más de 80 de sus textos literarios han sido galardonados en certámenes y convocatorias de diversos países.
Poemas suyos han sido publicados en una treintena de revistas culturales de diversos países.

 



TU POSO   
                                                                                                              

Como cristales anclados
bajo el latido de cada huella,
rasgando su promesa y cortando su vuelo.

Como paredes apretadas
sobre el caudal que arrastra al tiempo,
sellando su nudo y apartando su perdón.

Así es el poso de tu olvido.
Seco como un portazo sin temblores.
Hosco como un suspiro en la niebla.
Implacable como el aroma de un final
       ……………que desfallece en el abismo,
      …………….como el sabor de este férreo silencio
      …………….que anochece revuelto sin ti.


Este poema está incluido en la antología de poesía española contemporánea Y lo demás es silencio Vol. 2 (Chiado Editorial, 2016)
y en el libro Sueños en el aire (Chiado Editorial, 2017).

 





ENTRE TU VIDA
                                                                                               

Entre las cenizas de tu pasado,
una verdad insobornable
que te encuentra, que te recorre, que te atraviesa.
Que agoniza al calor de destellos
y que sueña con volver a empezar.

Entre las sombras de tu presente,
una mentira despiadada
que te persigue, que te cuestiona, que te nombra.
Que ya no se esconde en el olvido
y que sueña con curar su rastro.

Entre los vientos de tu futuro,
una promesa ausente  
que gira, que aletea, que danza.
Que nunca llega, que no se despide
y que sueña, cada noche, con aprender a soñar.  


Este poema está incluido en el libro  Sueños en el aire (Chiado Editorial, 2017).

 

 


LA ELEGIDA
                                                                                                                       

Te asomas a mis ojos
como una premonición en cascada,
puntual en tu paso
y precisa en tu voz.

Te acomodas en mi cuello
como un secreto en libertad que me llama,
susurras la melodía de tu canción favorita,
hablas del sueño que tienes pendiente
y me invitas a la fiesta
que darás mañana en el tejado de tu hangar.

Descansas tu paciencia en mi pecho,
tu aroma me cuenta anécdotas de tu infancia
y con las manos dibujas en el aire
la silueta de algunos de los planes
           .que tienes conmigo.

Entre medias sonríes, abres la boca
y con el reflejo de cada risa
reinventas la primavera,
floreciendo en mis piernas
todas las luces del alba que has conseguido despertar.

Así me convierto en el irrenunciable abanderado
de cada una de las promesas
con que haces latir mi vida
               hasta que te difuminas.                  
           
En cualquier momento voy a salir a buscarte,
             para pactar con la utopía tu entrega,
             para bordar tu mapa en mis alas,
             para añadirle tacto a tu cuerpo,
             para juntar las letras de tu nombre
                       ……………y decirte.



Este poema está incluido en el libro Sueños en el aire (Chiado Editorial, 2017) y forma parte de la I antología poética internacional 
Voces emergentes de la literatura  (Ediciones Alborismos, Venezuela, 2021).

 




UN MILLÓN DE MADRUGADAS

Cuando la luz del sol se le escapaba,
contaba estrellas apoyada en un rincón.
Hacía surcos sobre el mar, que le tapaban
el agujero que quedó en su corazón.

Imaginaba que otra vez le rescataba,
con una barca atravesando el temporal.
Secaba su dolor y le cuidaba
mientras volvían alumbrando la ciudad.

Cada madrugada salía a buscarle,
cuando sus ojos le invitaban a volar.
Cruzaban el umbral y se encontraban
en ese mundo donde todo es verdad.

Claudia despierta y aprende a no ser como los demás.
Corre a sus brazos y espera descubrir otro final.
Mario sonríe y le enseña a vivir sin olvidar.
Pide de nuevo a la niña que confíe en su papá.

“Dame la mano, petisa. Verás que nada sale mal.
Grita mi nombre en silencio, que mi luz se encenderá.
Guarda este beso en tu almohada. Te abrigará al descansar.
No tengas miedo si no regreso nunca más”.

Callaba su secreto en las mañanas.
Encerraba la agonía en un cajón.
Con la mirada al frente respiraba
el salitre que llegaba hasta el balcón.

Vivía en su recuerdo y deseaba
encontrarle en el patio una vez más.
Todas las noches que su madre suspiraba,
ella bordaba en las estrellas un altar.

Cada madrugada salía a buscarle,
cuando sus ojos le invitaban a volar.
Cruzaban el umbral y se encontraban
en ese mundo donde todo es verdad.

Claudia despierta y aprende a no ser como los demás.
Corre a sus brazos y espera descubrir otro final.
Mario sonríe y le enseña a vivir sin olvidar.
Pide de nuevo a la niña que confíe en su papá.

“Dame la mano, petisa. Verás que nada sale mal.
Grita mi nombre en silencio, que mi luz se encenderá.
Guarda este beso en tu almohada. Te abrigará al descansar.
No tengas miedo si no regreso nunca más”.

Tiempos de miseria y luto en un país sin libertad.
Miles de vidas en zanjas y en el fondo del mar.
Tiempos de valentía y lucha por no perder la dignidad.
Y un millón de madrugadas donde otro mundo fue real.


Esta letra de canción, escrita en memoria de las víctimas de la dictadura argentina (1976-1983),
está incluida en el libro de poesía  Sueños en el aire (Chiado Editorial, 2017).




                                   
                                                           
OYMYAKON
      
                                                                                         
Recorro las costillas

de este silencio afilado
que se resbala
por la espalda de su eco.

Deambulan sombras veladas
bajo mis párpados de invierno,
tenues en su tiritar
ante la prisa febril
de una madrugada inerte.

Adivino en los escombros de esta deriva
el olor de otra promesa esquiva
que insinúa volver a hibernar,
y en el espejo oblicuo de la duda
rebotan arañazos de un tiempo que se nubla
y diluye el peso de su abrazo
al intentar caminar entre aquellas vivencias
urgentes, añejas, dormidas,
que ya soltaron mi nombre.


Este poema ganó el 1º Premio en el XI Concurso “La vida es poesía” (España 2019).

 



ESTAMPA
                                                                                           
Espejos deformados

pliegan los pasos de una multitud
que deambula aturdida por señuelos
y atrapada en el murmullo de una corneta ajena
que hace de esta deriva
un sordo baile a oscuras
donde cada derecho de todos
es sepultado
por la urgencia rapaz de unos cuantos.

Promesas de un futuro
enroscado en las ramas del desaliento,
incapaz de deslizar su vuelo
por miedo a que el eco de su credo
se ahogue en el ácido pesar
de una esperanza sin reflejo.
           
Frontera de rumor indeclinable
que separa
a los dueños de la verdad
de una verdad sin dueño
que mastica su letargo
en callejones rasgados
por la sospecha de un devenir
que nos consume
en el temblor de estos tiempos
de miserias celebradas y sueños clandestinos.                       


Este poema quedó finalista en el V Certamen de Poesía “Enrique Pleguezuelo” (España, 2021).    






UTOPÍA

Esbozar tus ojos.
Dibujar tus manos.
Repasar tus labios.
Desatar tus pasos.
Vestir tu voz.

Inventarte para inventarme.

Vivirte para vivirme.

Llenar tu ausencia de luz
para dar aliento
al balcón de mi reflejo.


Este poema ganó el 3º Premio en el V Certamen Literario Internacional de la Revista Pretextos literarios por escrito (México, 2019).

 




PALABRAS DE AMOR

En silencio y de puntillas, indemnes al asalto del contagio, las palabras de amor recorren las calles con la soledad a cuestas, con el coraje desnudo, con su promesa intacta.
Una avalancha de casas penitentes espera su retorno con las luces encendidas y el mudo eco de unos labios que anhelan volver a despertar acunados por la cálida ráfaga de su certeza.
Calles desiertas que alientan con un viento de aplausos a esas palabras de amor que rugen su latido frente al miedo, que caminan de puntillas pero caminan, que se acompañan a solas pero se acompañan, que tejen con su bandera de versos el puente por el que algún día cruzarán de nuevo su voz indeclinable para volver a despertar en los labios de quienes ahora, en esta primavera gris pero primavera, en esta vida detenida pero vida, anhelamos llenar nuestro cofre de sueños con esa eternidad de palabras que, vestidas de abrazos urgentes, pronunciará por fin el amor.


Este texto, escrito en prosa poética, fue uno de los tres ganadores del Concurso “Relatos de Cuarentena”,
convocado por el Instituto Municipal de la Cultura y las Artes de Tlalnepantla (México, 2020).

 

Visits: 1348
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.