Vuela Palabra

McDonalds es imposible, un poema de Chelsea Martin

Cuando Fernanda Alvarez me compartió este poema de Chelsea Martin, me sentí inmediatamente interesada por el título y luego por los innumerables procesos mentales que, confieso, yo también he tenido al enfrentarme a decidir algo de mi cotidianidad. Sin embargo, conforme lo seguí leyendo descubrí también la cíclica profundidad del poema, y me sentí sinceramente interpelada por todas estas vivencias y disertaciones de la depresión, soledad, angustia y ligereza. Les recomiendo profundamente leer este poema en la maravillosa traducción de la también poeta y editora, Fernanda Alvarez.

Andrea Muriel

Comer comida de McDonald’s es matemáticamente imposible.
Ya que antes de que puedas comerla, tienes que pedirla.
Y antes de que puedas pedirla, tienes que decidir qué es lo que quieres.
Y antes de que puedas decidir qué es lo que quieres, tienes que leer el menú.
Y antes de que puedas leer el menú, tienes que estar frente al menú.
Y antes de que puedas estar frente al menú, tienes que esperar en la fila.
Y antes de que puedas esperar en la fila, tienes que conducir al restaurante.
Y antes de que puedas conducir al restaurante, tienes que subirte a tu auto.
Y antes de que puedas subirte a tu auto, tienes que vestirte.
Y antes de que puedas vestirte, tienes que salir de la cama.
Y antes de que puedas salir de la cama, tienes que dejar de estar tan deprimida.
Y antes de que puedas dejar de estar tan deprimida, tienes que entender qué es la depresión.
Y antes de que puedas entender qué es la depresión, tienes que pensar claramente.
Y antes de que puedas pensar claramente, tienes que apagar la televisión.
Y antes de que puedas apagar la televisión, tienes que tener las manos desocupadas.
Y antes de que puedas tener las manos desocupadas, tienes que dejar de masturbarte.
Y antes de que puedas dejar de masturbarte, tienes que correrte.
Y antes de que puedas correrte, tienes que imaginar a alguien que realmente te gusta con sus pantalones abajo, alentándote a explorar sus genitales alargados.
Y antes de que puedas imaginar a alguien que realmente te gusta con sus pantalones abajo alentándote a explorar sus genitales alargados, tienes que imaginar a esa persona acariciando tu cuello.
Y antes de que puedas imaginar a esa persona acariciando tu cuello, tienes que imaginar a esa persona caminando hacia ti con determinación.
Y antes de que puedas imaginar a esa persona caminando hacia ti con determinación, tienes que elegir quién es esa persona.
Y antes de que puedas elegir quién es esa persona, tienes que gustar de alguien.
Y antes de que puedas gustar de alguien, tienes que interactuar con alguien.
Y antes de que puedas interactuar con alguien, tienes que presentarte.
Y antes de que puedas presentarte, tienes que estar en una situación social.
Y antes de que puedas estar en una situación social, tienes que ser invitada a algo de alguna manera.
Y antes de que puedas ser invitada a algo de alguna manera, tienes que recibir una llamada telefónica de un amigo.
Y antes de que puedas recibir una llamada telefónica de un amigo, tienes que crearte la reputación de ser algo divertida.
Y antes de que puedas crearte la reputación de ser algo divertida, tienes que ser notablemente divertida en varias ocasiones distintas.
Y antes de que puedas ser notablemente divertida en varias ocasiones distintas, tienes que ser divertida una vez frente a dos o más personas.
Y antes de que puedas ser divertida una vez frente a dos o más personas, tienes que estar ebria.
Y antes de que puedas estar ebria, tienes que comprar alcohol.
Y antes de que puedas comprar alcohol, tienes que querer que tu estado psicológico se altere.
Y antes de que puedas querer que tu estado psicológico se altere, tienes que reconocer que tu estado psicológico actual es insatisfactorio.
Y antes de que puedas reconocer que tu estado psicológico actual es insatisfactorio, tienes que cansarte de la manera en la que vives.
Y antes de que puedas cansarte de la manera en la que vives, tienes que repetir los mismos patrones una y otra vez interminablemente.
Y antes de que puedas repetir los mismos patrones una y otra vez interminablemente, tienes que perder mucha de tu creatividad.
Y antes de que puedas perder mucha de tu creatividad, tienes que dejar de leer libros.

Y antes de que puedas dejar de leer libros, tienes que pensar que te beneficiarías de leer con menos frecuencia.
Y antes de que puedas pensar que te beneficiarías de leer con menos frecuencia, tienes que desalentarte por la palabra escrita.
Y antes de que puedas desalentarte por la palabra escrita, tienes que leer algo que refuerce tus inseguridades.
Y antes de que puedas leer algo que refuerce tus inseguridades, tienes que tener inseguridades.
Y antes de que puedas tener inseguridades, tienes que estar despierta parte del día.
Y antes de que puedas estar despierta parte del día, tienes que sentir motivación para levantarte.
Y antes de que puedas sentir motivación para levantarte, tienes que soñar con conversaciones perfectamente sincronizadas con personas con las que deseas hablar.
Y antes de que puedas soñar con conversaciones perfectamente sincronizadas con personas con las que deseas hablar, tienes que tener una noción general de lo que es una conversación perfectamente sincronizada.
Y antes de que puedas tener una noción general de lo que es una conversación perfectamente sincronizada, tienes que ver muchas películas en donde las personas hablan exitosamente unas con otras.
Y antes de que puedas ver muchas películas en donde las personas hablan exitosamente unas con otras, tienes que tener interés en otras personas.
Y antes de que puedas tener interés en otras personas, tienes que tener alguna manera de beneficiarte de otras personas.
Y antes de que puedas tener alguna manera de beneficiarte de otras personas, tienes que tener objetivos.
Y antes de que puedas tener objetivos, tienes que querer poder.
Y antes de que puedas querer poder, tienes que sentir avaricia.
Y antes de que puedas sentir avaricia, tienes que sentir que mereces más que otros.
Y antes de que puedas sentir que mereces más que otros, tienes que sentir un disgusto general por la población humana.
Y antes de que puedas sentir un disgusto general por la población humana, tienes que estar emocionalmente herida.
Y antes de que puedas estar emocionalmente herida, tienes que ser maltratada por alguien que crees que te importa mientas te encuentras en un estado ingenuo y vulnerable.
Y antes de que puedas ser maltratada por alguien que crees que te importa mientas te encuentras en un estado ingenuo y vulnerable, tienes que sentirte inferior a esa persona.
Y antes de que puedas sentirte inferior a esa persona, tienes que observarlo reír y caminar hacia su batería sin playera y con el sol sobre él.
Y antes de que puedas observarlo reír y caminar hacia su batería sin playera y con el sol sobre él, tienes que ir a una de sus presentaciones al aire libre.
Y antes de que puedas ir a una de sus presentaciones al aire libre, tienes que pretender que sabes algo sobre música.
Y antes de que puedas pretender que sabes algo sobre música, tienes que sentirte avergonzada de tus verdaderos intereses.
Y antes de que puedas sentirte avergonzada de tus verdaderos intereses, tienes que darte cuenta de que tus intereses son distintos a los intereses de otra gente.
Y antes de que puedas darte cuenta de que tus intereses son distintos a los intereses de otra gente, tienes que ser regularmente incomprendida.
Y antes de que puedas ser regularmente incomprendida, tienes que estar casi completamente debilitada socialmente.
Y antes de que puedas estar casi completamente debilitada socialmente, tienes que ser una marginada.
Y antes de que puedas ser una marginada, tienes que ser rechazada por todo tu grupo de amigos.
Y antes de que puedas ser rechazada por todo tu grupo de amigos, tienes que serle sofocantemente leal a tus amigos.
Y antes de que puedas serle sofocantemente leal a tus amigos, tienes que tener miedo a la pérdida.
Y antes de que puedas tener miedo a la pérdida, tienes que perder algo valioso.
Y antes de que puedas perder algo valioso, tienes que darte cuenta de que aquello nunca cambiará.
Y antes de que puedas darte cuenta de que aquello nunca cambiará, tienes que tener la misma conversación con tu abuela cuarenta o cincuenta veces.
Y antes de que puedas tener la misma conversación con tu abuela cuarenta o cincuenta veces, tienes que sentir deseos de hablar con ella y formar una relación significativa.
Y antes de que puedas sentir deseos de hablar con ella y formar una relación significativa, tienes que amarla.
Y antes de que puedas amarla, tienes que darte cuenta de la gran tolerancia que te tiene.
Y antes de que puedas darte cuenta de la gran tolerancia que te tiene, tienes que romper una de sus tazas de porcelana favoritas que le dio su madre y olvidar pedir perdón.
Y antes de que puedas romper una de sus tazas de porcelana favoritas que le dio su madre y olvidar pedir perdón, tienes que insistir en utilizar las tazas de té para tu fiesta de té imaginaria.
Y antes de que puedas insistir en utilizar las tazas de té para tu fiesta de té imaginaria, tienes que cultivar tu imaginación.
Y antes de que puedas cultivar tu imaginación, tienes que pasar muchísimo tiempo sola.
Y antes de que puedas pasar muchísimo tiempo sola, tienes que encontrar formas de escaparte de tus hermanos.
Y antes de que puedas encontrar formas de escaparte de tus hermanos, tienes que tener hermanos.
Y antes de que puedas tener hermanos, tienes que entusiasmar poco a tus padres.
Y antes de que puedas entusiasmar poco a tus padres, tienes que ser callada, educada e imperceptible.
Y antes de que puedas ser callada, educada e imperceptible, tienes que entender que es posible decepcionar a tus padres.
Y antes de que puedas entender que es posible decepcionar a tus padres, tienes que ser duramente reprendida.
Y antes de que puedas ser duramente reprendida, tienes que cantar muy fuerte en un momento inapropiado.
Y antes de que puedas cantar muy fuerte en un momento inapropiado, tienes que ser feliz.
Y antes de que puedas ser feliz, tienes que ser capaz de reconocer la felicidad.
Y antes de que puedas reconocer la felicidad, tienes que conocer la angustia.
Y antes de que puedas conocer la angustia, tienes que ser vigilada por una niñera insuficiente.
Y antes de que puedas ser vigilada por una niñera insuficiente, tienes que vomitar en la otra niñera más agradable.
Y antes de que puedas vomitar en la otra niñera más agradable, tienes que estar enferma.
Y antes de que puedas estar enferma, tienes que comer algo a lo que seas alérgica.
Y antes de que puedas comer algo a lo que seas alérgica, tienes que tener alergias.
Y antes de que puedas tener alergias, tienes que nacer.
Y antes de que puedas nacer, tienes que ser concebida.
Y antes de que puedas ser concebida, tus padres tienen que copular.
Y antes de que tus padres puedan copular, tienen que estar atraídos el uno por el otro.
Y antes de que puedan estar atraídos el uno por el otro, tienen que tener intereses en común.
Y antes de que puedan tener intereses en común, tienen que hablarse.
Y antes de que puedan hablarse, tienen que conocerse.
Y antes de que puedan conocerse, tienen que tener una suspensión dentro de la escuela el mismo día.
Y antes de que puedan tener una suspensión dentro de la escuela el mismo día, tienen que ser atrapados escapándose del campus por separado.
Y antes de que puedan ser atrapados escapándose del campus por separado, tienen que pensar en algún lugar a dónde ir.
Y antes de que puedan pensar en algún lugar a dónde ir, tienen que estar familiarizados con McDonald’s.
Y antes de que puedan estar familiarizados con McDonald’s, tienen que comer comida de McDonald’s.
Y comer comida de McDonald’s es matemáticamente imposible.

 

Chelsea Martin (California, 1986) vive en Spokane, Washington y es autora de The Really Funny Thing About Apathy (2010), Even Though I Don’t Miss You (2013) y Caca Dolce (2017). Durante 2012 y 2013 publicó el comic Heavy-Handed en The Rumpus y más de sus textos pueden encontrarse en Poetry Foundation, Hobart y The Inlander.

 

Fernanda Alvarez (Ciudad de México, 1996) estudió la carrera de Lengua y Literaturas Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras en la UNAM, también dirigió la editorial independiente Malos Pasos de 2013 a 2016. Actualmente se encuentra trabajando en su próximo libro.

Visits: 1373
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *