Vuela Palabra

«En una cosa mi madre era insistente», cinco poemas de Indira Carpio Olivo

El día de hoy quiero compartirles una selección de poemas de Indira Carpio Olivo (Caracas, 1984) a quien tuve la oportunidad de entrevistar hace unas semanas. En su poesía, reflexiona sobre la poesía, la vida, el ser mujer y el existir en el mundo. Le interesa la poesía honesta, la que proviene de las entrañas. Más que sentir que la escritura le ayuda a encontrar verdades, Indira se encuentra en una búsqueda constante de ella misma. Ojalá disfruten estos textos.

Andrea Muriel

Qué cosa puede hacer el poema que conmueve sino levantarse sobre sus dos patas traseras, caer sobre sus restos y huir. El poema guardado en el libro en la biblioteca en la pared de un apartamento en el piso cinco de un edificio de ladrillos, cualquiera, el poema aplastado en el papel con el culo de otra página, el poema. Qué irresponsable atribuir al poema el suicidio y el renacimiento. El poema será el hijo bastardo del pensamiento y la emoción, la poda editorial, y como toda expresión humana, el poema desaparecerá entre los restos de neumáticos en el fondo del mar. Qué cosa puede hacer el poema que conmueve sino desaparecer en la conmoción.

 

 

 

Creo que he perdido la batalla contra dios. Estoy asumiendo su existencia no comprobada. Tiene que ver con la energía que dispone la magnificencia universal, ese incalculable tamaño del espacio y, podríamos decir de algo más cercano y cuantificable, la cordillera andina, por ejemplo, o el Himalaya. Lo confieso. Existe aunque yo no sepa probarlo. Dios existe como existen los fantasmas, a pesar de la vanidad científica y religiosa.

 

 

 

Una mujer debe escribir debajo del agua
sabiendo que el agua pudrirá
sus poemas.
El agua necesita olvidar
el dolor de su semejante
hacer corte longitudinal
al cuerpo de la mujer:
            Del ombligo para abajo será suya
            y de la cicatriz hacia arriba,
            también.
Una mujer debe aprender a respirar
debajo del agua.
Y poder escribirlo.

 

De Diario Venusiano

 

 

 

En una cosa
mi madre era insistente
No hay que quitar del todo
la mugre del caldero
En una cosa
yo era insistente
Lustraba          raspaba           hasta   v a c i a r
las paredes de la olla
Me empecina
el futuro
Es neblinoso
el pasado
No se friega
la niebla
Si no se deja un poco
lo de ayer
se pega la comida
se desbarata el pescado
se deshace la carne
Se adueña la olla
dueña
La sabiduría
consiste en medir
qué
se deja
qué
se va

 

 

 

La soledad
habla la lengua de las hijas en exilio
No parí a Gisela para que se quedara
es filamento de paja
silbo
para que alee
se haga hueso
en mi canto
Gisela,
en cambio
no habla
pero sabe                   volar

 

De Frutos extraños

 

 

Indira Carpio Olivo (Caracas, 1982). Es autora de los libros Mujerícolas (2017), Frutos extraños (2019) y Cartas de agua (2020). Reconocida con el premio Nacional de Literatura Stefania Mosca 2018, mención poesía, por el poemario Frutos extraños

Visits: 1405
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

2 comentarios en “«En una cosa mi madre era insistente», cinco poemas de Indira Carpio Olivo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.