Vuela Palabra

Efrain Huerta

“El retorno” y otros poemas de Efraín Huerta

Esta semana voy a compartir, en mi traducción al italiano, una breve selección de poemas del poeta mexicano Efraín Huerta, que escribió profusamente sobre el tema del amor, percibiéndose en sus versos una ternura desolada no exenta de rebeldía. En sus últimos años exploró, con notables resultados, el humor lírico a través de brevísimas composiciones que denominó “poemínimos” y que, por medio de paradojas, ironías y acertados juegos de palabras, ofrecen una visión crítica y a la vez tierna de la realidad. Su Poesía completa se publicó en 1988.

Gianni Darconza




Eres lo que me mata, lo que ahoga
el pequeño ideal de ir viviendo.

Sei quello che mi uccide, che poi soffoca

il piccolo ideale di continuare a vivere.





EL RETORNO

Las paredes tienen oídos,
vientre y sangre.
Pero que no lo sepa el aire,
que lo ignoren el invierno
y el vendedor de esponjas;
que no se enteren mis fotografías que hablan;
que mi amor, oh montañas, oh cielos,
no levante su voz como raíz dulcísima.

Las paredes tienen oídos,
dientes, venas.
Pero que yo nunca, fumando,
diga su breve nombre de madera.
Que yo nunca sonriendo, pronuncie
su verdad: la cálida verdad.

Porque las paredes, como los sótanos,
tienen grandes oídos de herrumbre y frío,
desesperanza y pavor,
desconsuelo y locura.

Que yo nunca, en voz baja,
diga que he vuelto a amar.


IL RITORNO

Le pareti hanno orecchie,
ventre e sangue.
Pero che non lo sappia l’aria,
che lo ignorino l’inverno
e il venditore di spugne;
che non lo scoprano le mie fotografie che parlano;
che il mio amore, o montagne, o cieli,
non alzi la sua voce come radice dolcissima.

Le pareti hanno orecchie,
denti, vene.
Pero che io mai, fumando,
dica il loro breve nome di legno.
Che io mai sorridendo pronunci
la loro verità: la calda verità.

Perché le pareti, come le cantine,
hanno grandi orecchie di ruggine e freddo,
disperazione e trepidazione,
sconforto e follia.

Che io non dica mai, a voce bassa,
che ho ricominciato ad amare.




LÍNEA DEL ALBA

III

Tienes la frente al alba:
ella cuenta los poros de tu cuerpo,
en las laderas del sueño,
con los hombros quemados.

En el alba se vierte la costumbre del alma,
se agita el pulso del deseo
como si fuera un ciervo
duramente alanceado
con agujas de bronce
o pestañas de vírgenes.

Tienes la frente al alba
y pedazos de niebla
volando de tus senos
a mis manos.



LINEA DELL’ALBA

III

Hai la fronte verso l’alba
lei conta i pori del tuo corpo,
nei pendii del sogno,
con le spalle bruciate.

Nell’alba sfocia l’abitudine dell’anima,
si agita il polso del desiderio
come se fosse un cervo
duramente ferito da una lancia
con aghi di bronzo
o ciglia di vergini.

Hai la fronte verso l’alba
e pezzi di nebbia
che volano dai tuoi seni
alle mie mani.




ERES, AMOR, EL BRAZO CON HERIDAS…

Eres, amor, el brazo con heridas
y la pisada en falso sobre un cielo.
Eres el que se duerme, solitario,
en el pequeño bosque de mi pecho.
Eres, amor, la flor del falso nombre.

Eres el viejo llanto y la tristeza,
la soledad y el río de la virtud,
el brutal aletazo del insomnio
y el sacrificio de una noche ciega.
Eres, amor, la flor del falso nombre.

Eres un frágil nido, recinto de veneno,
despiadada piedad, ángel caído,
enlutado candor de adolescencia
que hubiese transcurrido como un sueño.
Eres, amor, la flor del falso nombre.

Eres lo que me mata, lo que ahoga
el pequeño ideal de ir viviendo.
Eres desesperanza, triste estatua
de polvo nada más, de envidia sorda.
Eres, amor, la flor del falso nombre.



SEI, AMORE, IL BRACCIO CON LE FERITE

Sei, amore, il braccio con le ferite
e il passo falso sopra un cielo.
Sei quel che s’addormenta, solitario,
nel minuscolo bosco del mio petto.
Sei, amore, il fiore dal falso nome.

Sei anche il vecchio pianto e la tristezza,
solitudine e fiume della virtù,
il brutale fremito dell’insonnia
e il sacrificio di una notte cieca.
Sei, amore, il fiore dal falso nome.

Sei un delicato nido, recinto di veleno,
e spietata pietà, un angelo caduto,
candore dell’adolescenza in lutto
da tempo ormai trascorso come un sogno.
Sei, amore, il fiore dal falso nome.

Sei quello che mi uccide, che poi soffoca
il piccolo ideale di continuare a vivere.
Sei la disperazione, triste statua
di polvere e nient’altro, e invidia sorda.
Sei, amore, il fiore dal falso nome.





Efraín Huerta (Guanajuato, México, 1914 – Ciudad de México, 1982). Poeta mexicano, sin duda uno de los autores de mayor popularidad en su país en la segunda mitad del siglo XX. Llegó a la Ciudad de México a los dieciséis años e ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria para, posteriormente, seguir la carrera de leyes en la Universidad Nacional. Fue periodista desde 1936 e trabajó para las principales revistas y diarios de la capital. Junto con Octavio Paz, Rafael Solana e Neftalí Beltrán. perteneció a la generación que se forjó en torno a la revista Taller (1938-1941). Fue simpatizante y luego militante de izquierda, lo que combinó con su ejercicio periodístico como crítico de cine. En 1935, publicó el poemario Absoluto amor. La primera publicación que tuvo reconocimiento generalizado fue Los hombres del alba (1944), le siguió Línea del alba (1946), La rosa primitiva (1950), Poemas de viaje (1953), Estrella en alto y nuevos poemas (1956), ¡Mi país, oh mi país! (1959), La raíz amarga (1962), Poemas prohibidos y de amor (1973), Estampida de poemínimos (1980), y Amor patria mía (1981). En 1976 se le confirió el Premio Nacional de Letras.

Visits: 5283

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

2 comentarios en ““El retorno” y otros poemas de Efraín Huerta”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *