Vuela Palabra

Nicolás Guillén-Vuela Palabra

El hambre y otros poemas de NICOLÁS GUILLÉN

Leeremos “El hambre” y otros poemas de Nicolás Guillén (Cuba, 1902   1989) es considerado un genuino representante de la poesía negra de su país. Ingresó al Partido Comunista en 1937, y tras el triunfo de la Revolución cubana en 1959, desempeñó cargos y misiones diplomáticas. Entre sus obras figuran: Motivos de son (1930), Sóngoro cosongo. Poemas mulatos (1931), West Indies Ltd. (1934), Cantos para soldados y sones para turistas (1937), Poema en cuatro angustias y una esperanza (1937), El son entero (1947), La paloma de vuelo popular (1958), Tengo (1964), Poemas de amor (1964), El gran zoo (1967), La rueda dentada (1972), El diario que a diario (1972) y Por el mar de las Antillas anda un barco de papel. Poemas para niños y mayores de edad (1977), entre otros.


Selección y traducción a cargo de Gianni Darconza.



¡sacude el ala del atrevimiento
ante el atrevimiento del obstáculo!

batti con forza l’ala del coraggio

davanti al coraggio dell’ostacolo!

 

 


EL HAMBRE

Éste es el hambre. Un animal
todo colmillo y ojo.
Nadie lo engaña ni distrae.
No se harta en una mesa.
Anuncia siempre sangre.
Ruge como león, aprieta como boa,
piensa como persona.
El ejemplar que aquí se ofrece
fue cazado en la India (suburbios de Bombay),
pero existe en estado más o menos salvaje
en otras muchas partes.
No acercarse.



LA FAME

Questa è la fame. Un animale
tutto zanna e occhio.
Nessuno lo inganna né lo distrae.
Non si stanca ad una tavola.
Annuncia sempre sangue.
Ruggisce come un leone, stritola come un boa,
pensa come una persona.
L’esemplare che qui vedete
fu cacciato in India (sobborghi di Bombay),
però esiste in stato più o meno selvaggio
in molte altre parti.
Non vi avvicinate.




LOS RÍOS

He aquí la jaula de las culebras.
Enroscados en sí mismos,
duermen los ríos, los sagrados ríos.
El Mississippi con sus negros,
el Amazonas con sus indios.
Son como los zunchos poderosos
de unos camiones gigantescos.

Riendo, los niños les arrojan
verdes islotes vivos,
selvas pintadas de papagayos,
canoas tripuladas
y otros ríos.

Los grandes ríos despiertan,
se desenroscan lentamente,
engullen todo, se hinchan,
a poco más revientan,
y vuelven a quedar dormidos.



I FIUMI

Ecco qui la gabbia delle serpi.
Attorcigliati su se stessi,
dormono i fiumi, i sacri fiumi.
Il Mississippi con i suoi negri,
il Rio delle Amazzoni con i suoi indios.
Sono come le ghiere potenti
di camion giganteschi.

Ridendo i bambini gli lanciano
verdi isolotti vivi,
selve dipinte di pappagalli,
canoe con equipaggio
e altri fiumi.

I grandi fiumi si risvegliano,
si srotolano lentamente,
ingoiano tutto, si gonfiano,
ancora un po’ e scoppiano,
e si riaddormentano.




PALABRAS FUNDAMENTALES

Haz que tu vida sea
campana que repique
o surco en que florezca y fructifique
el árbol luminoso de la idea.
Alza tu voz sobre la voz sin nombre
de todos los demás, y haz que se vea
junto al poeta, el hombre.

Llena todo tu espíritu de lumbre;
busca el empinamiento de la cumbre,
y si el sostén nudoso de tu báculo
encuentra algún obstáculo a tu intento,
¡sacude el ala del atrevimiento
ante el atrevimiento del obstáculo!



PAROLE FONDAMENTALI

Fai che la vita sia
campana che rintocca
o solco in cui fiorisce e poi fruttifica
l’albero luminoso dell’idea.
Alza la tua voce su quella senza nome
di tutti gli altri, e fai che poi si veda
l’uomo accanto al poeta.

Colma tutto il tuo spirito di luce;
cerca il sollevamento della cima,
e se il sostegno nodoso del tuo bastone
trova un ostacolo alla tua intenzione
batti con forza l’ala del coraggio
davanti al coraggio dell’ostacolo!




NO SÉ POR QUÉ PIENSAS TÚ

No sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo,
si somos la misma cosa
yo,
tú.

Tú eres pobre, lo soy yo;
soy de abajo, lo eres tú;
¿de dónde has sacado tú,
soldado, que te odio yo?

Me duele que a veces tú
te olvides de quién soy yo;
caramba, si yo soy tú,
lo mismo que tú eres yo.
           
Pero no por eso yo
he de malquererte, tú;
si somos la misma cosa,
yo,
tú,
no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo.

Ya nos veremos yo y tú,
juntos en la misma calle,
hombro con hombro, tú y yo,
sin odios ni yo ni tú,
pero sabiendo tú y yo,
a dónde vamos yo y tú. Y
¡no sé por qué piensas tú,
soldado, que te odio yo!



NON SO PERCHÉ PENSI TU

Non so perché pensi tu,
soldato, che t’odio io,
se siamo la stessa cosa
io,
tu.

Tu sei povero, anch’io;
vengo dal basso, così tu;
perché mai hai pensato tu,
soldato, che t’odio io?

Mi duole cha a volte tu
ti scordi di chi son io;
non vedi che io sono tu
così come tu sei io.

Però non per questo io
te ne voglio a male, tu;
se siamo la stessa cosa,
io
tu,
non so perché pensi tu,
soldato, che t’odio io.

Ci vedremo tu ed io,
insieme nella stessa via,
spalla a spalla, io e tu,
senza odio né tu né io
ma sapendo io e tu
dove andiamo tu ed io. E
non so perché pensi tu,
soldato, che t’odio io!




MARTÍ

¡Ah, no penséis que su voz
es un suspiro! Que tiene
manos de sombra, y que es
su mirada lenta gota
lunar temblando de frío
sobre una rosa.

Su voz
abre la piedra, y sus manos
parten el hierro. Sus ojos
llegan ardiendo a los bosques
nocturnos; los negros bosques.
Tocadle: Veréis que os quema.
Dadle la mano: Veréis
su mano abierta en que cabe
Cuba como un encendido
tomeguín de alas seguras
en la tormenta. Miradlo:
Veréis que su luz os ciega.
Pero seguidlo en la noche:
¡Oh, por qué claros caminos
su luz en la noche os lleva!




MARTÍ

Ah, non pensiate che la sua voce
è un sospiro! Che ha
mani d’ombra, e che è
il suo sguardo lenta goccia
di luna che trema dal freddo
sopra una rosa.

La sua voce
apre la pietra, e le sue mani
spaccano il ferro. I suoi occhi
arrivano ardendo fino ai boschi
notturni; i neri boschi.
Toccatelo: Vedrete che vi brucia.
Dategli la mano: Vedrete
la sua mano aperta in cui sta
Cuba come un acceso
fringuello con ali sicure
nella tempesta. Guardatelo:
Vedrete che la sua luce vi acceca.
Ma seguitelo nella notte:
Oh, per quali chiari sentieri
vi guida nella notte la sua luce!






Visits: 665
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

1 comentario en “El hambre y otros poemas de NICOLÁS GUILLÉN”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.