Vuela Palabra

Claribel Alegría-Vuela Palabra

“Dame tu mano” y otros poemas de Claribel Alegría

Hoy voy a compartir, en mi traducción al italiano, una selección de poemas de la poeta nicaragüense Claribel Alegría, cuya obra ha sido traducida a varios idiomas. Los temas preferidos de su intensa labor poética son el amor (como en “Dame tu mano”) y la muerte, la infancia y la nostalgia de su tierra natal, que tuvo que abandonar por la dictadura de Anastasio Somoza, así como las reflexiones sobre la vida moderna y la angustia del tiempo (como en el originalísimo poema “Carta al tiempo” que aquí presentamos).

Gianni Darconza


Ya mi cuerpo aprendió
el dolor de tu ausencia
y a pesar de los golpes
quiere seguir viviendo.

Il mio corpo ha già appreso
il dolore della tua assenza
e nonostante i colpi
vuol continuare a vivere.

 





POEMA

¿Qué fue de ese poema
que no pude atrapar
el que pasó rengueando
frente a mí
con las alitas rotas?



POESIA

Che fu di quella poesia
che non potei afferrare
quella che passò arrancando
di fronte a me
con le alette rotte?




OTREDAD

Me gustan los espejos
porque observo
a la otra
que se quita la máscara y me reta.



ALTERITÀ

Mi piacciono gli specchi

perché osservo
l’altra
che si toglie la maschera e mi sfida.




DAME TU MANO

“Hoy me gusta la vida mucho menos
pero siempre me gusta vivir…”
César Vallejo


Dame tu mano
amor
no dejes que me hunda
en la tristeza.
Ya mi cuerpo aprendió
el dolor de tu ausencia
y a pesar de los golpes
quiere seguir viviendo.
No te alejes
amor
encuéntrame en el sueño
defiende tu memoria
mi memoria de ti
que no quiero extraviar.
Somos la voz
y el eco
el espejo
y el rostro
dame tu mano
espera
debo ajustar mi cuerpo
hasta alcanzarte.



DAMMI LA TUA MANO

“Oggi mi piace molto meno la vita

ma mi piace sempre vivere…”
César Vallejo

Dammi la tua mano
amore
non lasciarmi affondare
nella tristezza.
Il mio corpo ha già appreso
il dolore della tua assenza
e nonostante i colpi
vuol continuare a vivere.
Non ti allontanare
amore
incontrami nel sogno
difendi la tua memoria
la mia memoria di te
che non voglio smarrire.
Siamo la voce
e l’eco
lo specchio
e il volto
dammi la tua mano
aspetta
devo aggiustare il mio corpo
fino a raggiungerti.




ARS POÉTICA

Yo,
poeta de oficio,
condenada tantas veces
a ser cuervo
jamás me cambiaría
por la Venus de Milo:
mientras reina en el Louvre
y se muere de tedio
y junta polvo
yo descubro el sol
todos los días
y entre valles
volcanes
y despojos de guerra
avizoro la tierra prometida.



ARS POETICA

Io,
poetessa di mestiere,
condannata tante volte
a essere corvo
non mi cambierei mai
con la Venere di Milo:
mentre regna nel Louvre
e muore di noia
e raccoglie polvere
io scopro il sole
ogni giorno
e tra valli
e vulcani
e spoliazioni di guerra
scruto la terra promessa.



CADA VEZ

Cada vez que te amo
vida y muerte
están presentes:
amanecer
y noche
paraíso
sepulcro.



OGNI VOLTA

Ogni volta che ti amo
vita e morte
sono presenti:
alba
e notte
paradiso
sepolcro.




CARTA AL TIEMPO

Estimado señor:
Esta carta la escribo en mi cumpleaños.
Recibí su regalo. No me gusta.
Siempre y siempre lo mismo.
Cuando niña, impaciente lo esperaba;
me vestía de fiesta
y salía a la calle a pregonarlo.
No sea usted tenaz.
Todavía lo veo
jugando ajedrez con el abuelo.
Al principio eran sueltas sus visitas;
se volvieron muy pronto cotidianas
y la voz del abuelo
fue perdiendo su brillo.
Y usted insistía
y no respetaba la humildad
de su carácter dulce
y sus zapatos.
Después me cortejaba.
Era yo adolescente
y usted con ese rostro que no cambia.
Amigo de mi padre
para ganarme a mí.
Pobrecito el abuelo.
En su lecho de muerte
estaba usted presente,
esperando el final.
Un aire insospechado
flotaba entre los muebles.
Parecían más blancas las paredes.
Y había alguien más,
usted le hacía señas.
Él le cerró los ojos al abuelo
y se detuvo un rato a contemplarme
Le prohíbo que vuelva.
Cada vez que los veo
me recorre las vértebras el frío.
No me persiga más,
se lo suplico.
Hace años que amo a otro
y ya no me interesan sus ofrendas.
¿Por qué me espera siempre en las vitrinas,
en la boca del sueño,
bajo el cielo indeciso del domingo?
Sabe a cuarto cerrado su saludo.
Lo he visto con los niños.
Reconocí su traje:
el mismo tweed de entonces
cuando era yo estudiante
y usted amigo de mi padre.
Su ridículo traje de entretiempo.
No vuelva,
le repito.
No se detenga más en mi jardín.
Se asustarán los niños
y las hojas se caen:
las he visto.
¿De qué sirve todo esto?
Se va a reír un rato
con esa risa eterna
y seguirá saliéndome al encuentro.
Los niños,
mi rostro,
las hojas,
todo extraviado en sus pupilas.
Ganará sin remedio.
Al comenzar mi carta lo sabía.



LETTERA AL TEMPO

Stimato signore,
Scrivo questa lettera il giorno del mio compleanno.
Ho ricevuto il suo regalo. Non mi piace.
Ogni volta lo stesso.
Da bambina, l’aspettavo impaziente;
mi vestivo a festa
e uscivo per strada a sbandierarlo.
Non sia tenace.
La vedo ancora
che gioca a scacchi con il nonno.
All’inizio erano isolate le sue visite;
ben presto sono diventate quotidiane
e la voce del nonno
ha cominciato a perdere luminosità.
E lei insisteva
e non rispettava l’umiltà
del suo carattere dolce
e le sue scarpe.
Poi mi faceva la corte.
Io ero adolescente
e lei con quel volto che non cambia.
Amico di mio padre
per conquistare me.
Poveretto il nonno.
Nel letto di morte
lei era presente,
aspettando il finale.
Un aria insospettabile
fluttuava tra i mobili.
Sembravano più bianchi i muri.
E c’era qualcun altro,
lei gli faceva segnali.
Lui chiuse gli occhi al nonno
e rimase un attimo a contemplarmi.
Le proibisco di ritornare.
Ogni volta che vi vedo
mi attraversa le vertebre il freddo.
Non mi persegua più,
la supplico.
Da anni amo un altro
e non mi interessano più le sue offerte.
Perché mi aspetta sempre nelle vetrine,
nella bocca del sogno,
sotto il cielo indeciso della domenica?
Sa di stanza chiusa il suo saluto.
L’ho vista coi bambini.
Ho riconosciuto il suo vestito:
lo stesso tweed di allora
quando ero studentessa
e lei amico di mio padre.
Il suo ridicolo vestito di mezza stagione.
Non ritorni,
lo ripeto.
Non si trattenga più nel mio giardino.
Si spaventerebbero i bambini
e le foglie cadono:
le ho viste.
A che serve tutto questo?
Riderà per un istante
con quella risata eterna
e continuerà a venirmi a trovare.
I bambini,
il mio volto,
le foglie,
tutto rovinato nelle sue pupille.
Vincerà senza dubbio.
Nel cominciare la mia lettera già lo sapevo.





Claribel Alegría
(Nicaragua, 1924 ‑ 2018). Poeta, narradora, ensayista y traductora. Es considerada una de las grandes voces de la literatura nicaragüense. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de George Washington. Mantuvo amistad estrecha con altas figuras de la literatura latinoamericana, como Juan Rulfo, Julio Cortázar, Carlos Fuentes, Mario Vargas Llosa y Mario Benedetti. Entre sus poemarios hay que señalar: Anillo de silencio (1948), Vigilias (1953), Acuario (1955), Huésped de mi tiempo (1961), Vía única (1965), Aprendizaje (1970), Pagaré a cobrar (1977), Poesía viva (antología, 1983), Umbrales (1997), Mitos y delitos (2008), Otredad (2011) y Voces (2014). Por su obra poética obtuvo importantes reconocimientos, entre los cuales cabe mencionar el Premio de Poesía Casa de las Américas, Cuba (1978); la Orden de las Artes y las Letras del gobierno de Francia (2004), el Premio Neustadt (2006), la Orden Gabriela Mistral (2010) y el XXVI Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana de la Universidad de Salamanca y Patrimonio Nacional de España (2017), este último por el conjunto de su obra.

Visits: 7226

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *