Vuela Palabra

Brecht

Bertolt Brecht y la nostalgia de la primavera

En el poema «Acerca de la primavera» de Bertolt Brecht que aquí presentamos, compuesto en 1928 y extraído de Poesie inedite e sparse, el poeta alemán presenta imágenes apocalípticas de un mundo post-industrial, describiendo lugares sofocados por «petróleo, hierro y amoníaco» de los cuales parece haber sido borrada la idea misma de primavera, transformada en un débil recuerdo, del cual solo se puede tener una idea a través de la lectura de libros. Brecht presenta la gran fractura creada entre la naturaleza y la sociedad industrial, de la cual el hombre se ha hecho responsable, contrastando un pasado casi bucólico con el gris de un presente inquietante. Con una mirada nostálgica dirigida a un pasado mítico en el que se vivía en armonía con la naturaleza, el poeta recuerda la llegada repentina de la primavera, la estación en la que los árboles «verdean irresistibles e impetuosos». Pero todo esto, recuerda, ocurrió «hace mucho tiempo» (expresión que aparece dos veces en el breve poema), en un pasado ya desaparecido. El presente está caracterizado por un panorama lívido y artificial, desde que el hombre, en simbiosis con las máquinas, decidió encerrarse en el cemento de las metrópolis.

Pero la primavera a la que Brecht alude también puede entenderse en sentido metafórico, como símbolo de nueva vida y renacimiento, como la estación por excelencia que vence el hielo y la muerte del invierno. Como ocurre en el famoso poema «La aurora» de Federico García Lorca (extraído de Poeta en Nueva York y escrito en los mismos años en que Brecht escribía «Acerca de la primavera», poco después del colapso de la bolsa de Wall Street en 1929), la primavera simboliza el amanecer de una nueva era, una época de renacimiento y esperanza en el futuro. Lorca nos recuerda que en la metrópoli americana.


La aurora llega y nadie la recibe en su boca
porque allí no hay mañana ni esperanza posible.[…]
La luz es sepultada por cadenas y ruidos
en impúdico reto de ciencia sin raíces.)


Así como el amanecer de Nueva York desaparece detrás de los rascacielos de Manhattan, también la primavera parece desvanecerse para Brecht ante los ojos de aquellos que se han alejado de la naturaleza. En las ciudades ya no se aventuran ni siquiera las bandadas de golondrinas y otros pájaros. Una naturaleza que no regresa para alegrar nuestras primaveras implica una falta de esperanza en un nuevo renacimiento, en un futuro de armonía con la creación. El riesgo, advierte Brecht, es el de solo poder echar un vistazo fugaz, indirecto, a la naturaleza a través de las ventanillas de un tren (una vez más se presenta la dicotomía entre naturaleza y tecnología). Las intensas manifestaciones de las que es capaz nuestro planeta, como las tormentas que se convierten en símbolo de grandes impulsos y pasiones, ocurren solo a alturas inaccesibles para nosotros, rozando apenas las antenas de nuestras radios (a las que hoy podríamos agregar las televisiones), devolviendo la imagen desolada de una humanidad dedicada únicamente a contemplar las sombras proyectadas en las pantallas LCD fijadas en las paredes de sus cuevas.

Gianni Darconza
Trad. Marisol Bohorquez Godoy

 



Acerca de la primavera

Mucho tiempo antes

de que nos arrojáramos sobre petróleo, hierro y amoníaco
hubo cada año
el tiempo de los árboles, verdes irresistibles e impetuosos.
Todos recordamos
los días más largos
el cielo más claro
el aire cambiado
de la primavera por venir.
Aún leemos en los libros
de esta celebrada estación
y sin embargo, desde hace mucho tiempo
no se ven en nuestras ciudades
las famosas bandadas de pájaros.
La gente sentada en los trenes es todavía la primera
en sorprenderse con la primavera.
Las llanuras la muestran
con toda claridad.
Sin embargo, en las alturas
parecen transitar tormentas:
pero solo tocan
nuestras antenas.

(Trad. Marisol Bohórquez Godoy)



Sulla primavera

Molto tempo prima
che ci gettassimo su petrolio, ferro e ammoniaca
c’era ogni anno
il tempo degli alberi che verdeggiano irresistibili e impetuosi.
Noi tutti ricordiamo
i giorni più lunghi
il cielo più chiaro
l’aria mutata
della primavera destinata a venire.
Ancora leggiamo nei libri
di questa celebrata stagione
eppure da molto tempo
non si scorgono sulle nostre città
i famosi stormi di uccelli.
La gente seduta sui treni è ancora la prima
a sorprendere la primavera.
Le pianure la mostrano
in tutta chiarezza.
Di sicuro negli alti spazi
sembrano transitare tempeste:
ma toccano soltanto
le nostre antenne.

(Trad. Gianni Darconza)

 


Über das Frühjahr

Lange bevor
Wir uns stürzten auf Erdöl, Eisen und Ammoniak
Gab es in jedem Jahr
Die Zeit der unaufhaltsam und heftig grünenden Bäume.
Wir alle erinnern uns
Verlängerter Tage
Helleren Himmels
Änderungen der Luft
Des gewiß kommenden Frühjahrs.
Noch lesen wir in Büchern
Von dieser gefeierten Jahreszeit
Und noch sind schon lange
Nicht mehr gesichtet worden über unseren Städten
Die berühmten Schwärme der Vögel.
Am ehesten noch sitzend in Eisenbahnen
Fällt dem Volk das Frühjahr auf.
Die Ebenen zeigen es
In aller Deutlichkeit.
In großer Höhe freilich
Scheinen Stürme zu gehen:
Sie berühren nur mehr
Unsere Antennen.



Bertolt Brecht (1898-1956) fue un dramaturgo, poeta y director teatral alemán, conocido por su influencia en el teatro épico y su crítica social y política. Nacido en Augsburgo, Brecht estudió medicina y trabajó brevemente como asistente médico antes de dedicarse por completo al teatro. Su obra más famosa, «El círculo de tiza caucasiano», refleja su estilo único de teatro dialéctico. Brecht también desarrolló el concepto de «teatro épico», que buscaba involucrar al público de manera crítica y reflexiva. Durante su vida, enfrentó persecución política y exilio debido a sus creencias políticas de izquierda. Su legado perdura como una figura central en el teatro del siglo XX.


Visits: 3350

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

1 comentario en “Bertolt Brecht y la nostalgia de la primavera”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *