Vuela Palabra

Poemas de Yolanda Pantin

YOLANDA PANTIN: Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca 2020

Celebramos la noticia de que haya sido otorgado el Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca a la poeta venezolana Yolanda Pantin. Por ello, nos complace compartir una selección de sus poemas.

Vitral de mujer sola

Se sabe de una mujer que está sola
porque camina como una mujer que está sola
Se sabe que no espera a nadie
porque camina como una mujer que no espera a nadie
Esto es
se mueve irregularmente y de vez en cuando se mira los zapatos
Se sabe de las mujeres que están solas
cuando tocan un botón por largo tiempo
Las mujeres solas no inspiran piedad
ni dan miedo
si alguien se cruza con ellas en mitad de la vereda
se aparta por miedo a ser contagiado
Las mujeres solas miran el paisaje
y se diría que son amantes
de las aceras/ de los entresuelos/ de las alcantarillas/ del subsuelo
de los subterfugios
Las mujeres solas están sobre la tierra al igual que sobre los árboles
les da igual porque para ellas es lo mismo
Las mujeres solas recitan parlamentos
estoy sola
y esto quiere decir que está con ella
para no decir que está con nadie
tanto se considera una mujer sola
Las mujeres solas hacen el amor amorosamente
algo les duele
y luego todo es más bien triste o colérico o simplemente amor
Estas mujeres se alumbran con linternas
van al detalle
saben donde se encuentra cada cosa
porque temen seguir perdiendo
y ya han perdido o ganado demasiado
Ellas no lo saben
porque van del llanto a la alegría
y a veces piensan en la muerte
También planean un largo viaje e imaginan encuentros posibles
Administran el dinero
compran legumbres
trabajan de 8 a 8
Si tienen hijos hacen de madres
son tiernas y delicadas
aunque muchas veces se alteren
un pensamiento recurrente es
ya no puedo ni un minuto más
Las mujeres solas tienen infinidad de miedos
terrores francamente nocturnos
los sueños de tales mujeres son
terremotos catástrofes sociales
Una mujer sola reconoce a otra mujer sola de forma inmediata
llevan el mismo cuello airado
lo cual no quiere decir que no quieran a nadie más que a sí mismas
esto es completamente falso
Lo cierto es que la casa de una mujer sola
está abierta a su antojo
Una mujer sola
no puede curar su soledad
porque nada está enfermo
se remedia lo curable
una gripe o un dolor de estómago
La mujer que piense que su soledad es curable
no es una mujer sola
es un estado transitivo entre dos soledades
infinitamente más peligrosas
Una mujer sola es una mujer acompañada
aunque de este hecho no se percate más que el zapato
al que mira con detenimiento
o el botón
que parece representar algo verdaderamente importante
como de hecho lo es
como los árboles o el cielo
sólo que el privilegio que deriva de semejante atención
es más bien propio de las almas temperadas al siguiente fuego:
id contigo
para estar con vosotros


Escribir

No hay ninguna
pretensión
en este intento,

si antes era así,
ahora

viene y queda
el gesto

igual a

cuando niña
dibujaba

por placer
y no dormía
hasta pintar

lo que pensaba

y era un mundo
que se hizo
con los años

garabato,
torcedura.

 

Los traductores

sobre un texto original
escrito en hebreo
se discute en torno
a la palabra ‘resina’.

…………………………..El doctor Ayyappa
de malaya,
ha trabajado toda la noche
para ofrecer
una versión igual a su estatura,
sin alardes, como Abdullah.

No así Jenaro,
con su cauce
de oraciones fluidas,
mientras Roberto
en italiano es música.
transcurre la mañana
en civilizadas minucias
cuando alguien se detiene
en el término ‘infancia’. Para Mark

un signo igual a su niñez, banal,
in Provo, Utha.

……………………………….Rami

en la cabecera, hace ver
que en el poema
‘infancia’ alude
a una experiencia mística.

Así,

intercambian los traductores sus pareceres
para hallar las palabras justas.

¡Pero qué ardua es la tarea de verter
en tantas lenguas un poema

y que conserve el sentido original
en cada una!

Yo los miro desde lejos levantar
esa muralla limpia de palabras

………………………………mientras,

manos de otra manera
se afanan en construir

como un traje, una corona,

no de versos
que contenga el terror afuera:

sino de espinas.

Yolanda Pantin (Caracas, 1954). Es autora de los libros: Casa o Lobo (1981), Correo del corazón (1985), La canción fría (1989), Poemas del escritor (1989), El cielo de París (1989/1991), Los bajos sentimientos (1993), La quietud (1998), La épica del padre (2002), Poemas huérfanos (2002) y El hueso pélvico (2002). En 2004 su obra fue recopilada en Poesía reunida 1981-2002. Formó parte del grupo de poesía Tráfico, de gran influencia en los ochenta y ha recibido numerosos premios. En 1989 fundó la editorial Pequeña Venecia de poesía y es además coeditora, junto a Ana teresa torres, de El hilo de la voz (2003), antología crítica de literatura venezolana escrita por mujeres. Por el conjunto de su trabajo recibió en 2015, en Aguascalientes, México, el premio Poetas del Mundo Latino “Víctor Sandoval”; y en 2017, en Madrid, obtuvo el XVII Premio Casa de América de Poesía Americana.

Visits: 496
0

1 comentario en “YOLANDA PANTIN: Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca 2020”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *