Vuela Palabra

Estamos en periodo de receso. Regresaremos con más contenido a partir del 01 de noviembre. Agradecemos su comprensión.

Tres poemas de Ai

El día de hoy quiero compartirles tres poetas de Ai, una poeta nacida en Texas de nacionalidad estadounidense y quien siempre se presentó como 1/2 japonesa, 1/8 choctaw-chickasaw, 1/4 negra, 1/16 irlandesa, alemana, cheyenne del sur y comanche. Su poesía me parece brutalmente estremecedora ya que es directa, cruda y utiliza el monólogo dramático para hablar desde diferentes sitios, pero siempre describiendo la intimidad de sus personae de manera brutal. Aquí tres poemas en mi traducción pertenecientes a su poemario Cruelty

Andrea Muriel

Aborto

Cuando llego a casa, te encuentro inmóvil en la cama,
pero cuando jalo las sábanas hacia mí,
veo tu estómago tan plano como una plancha.
Lo hiciste, tal y como me advertiste que lo harías
y dejaste el feto envuelto en papel de cera
para que yo lo viera. Mi hijo.
Mujer, yo te amo sin importar lo que hagas,
y qué puedo decir, excepto que he escuchado
que los pobres no tienen hijos, son simplemente gente pequeña
y sólo hay espacio para un hombre en esta casa.

 

Abortion

Coming home, I find you still in bed,
but when I pull back the blanket,
I see your stomach is flat as an iron.
You’ve done it, as you warned me you would
and left the fetus wrapped in wax paper
for me to look at. My son.
Woman, loving you no matter what you do,
what can I say, except that I’ve heard
the poor have no children, just small people
and there is room only for one man in this house.

 

Pero lo que estoy intentando decirle a madre es

Apenas puedes caminar,
cosida entre tus piernas, sangrando,
y desplomada del peso
de seis meses de embarazo,
auque ya todo terminó.
Traes puesta la bata de felpa verde
y llevas una foto del niño muerto, el quinto.
Madre, ¿por qué no dejas de mirarme?
Déjame limpiarte, por favor.
Y sí, iré al cementerio.
Lloraré, rezaré por su alma,
derramaré leche en su tumba
y lo haré porque te amé alguna vez, lo hice
y fue bello.

 

But What I’m Trying to Say Mother Is

You are barely able to walk,
sewn up between your legs, bleeding,
and slumped over from the weight
of six months of pregnancy,
although it is all over.
You wear your green chenille robe
and carry a picture of the dead child, the fifth one.
Mother, why don’t you stop looking at me?
Let me wash you, please.
And yes, I go to the cemetery.

I cry, I pray for his soul,
I pour milk on his grave,
and I do it because I loved you once, I did
and it was good.

 

Recaptura

Cuando te escapas, salgo tras de ti
mientras el sol gira sobre nosotros
y se mece en las manos azules del cielo.

Como siempre, te encuentro, te golpeo.
La esquina de tu boca sangra
y tu lengua se desliza para fuera y para dentro.
No me pones resistencia, nunca lo haces.

En el camino de vuelta, te tropiezas contra mí
y yo tomo tu muñeca, jalándote hacia abajo.
Vamos, perra de mi amor, mientras siga siendo fácil.

Recapture

When you run off, I start after you,
as the sun rolls overhead
and rocks in the sky’s blue hands.

As always, I find you, beat you.
The corner of your mouth bleeds
and your tongue slips out, slips in.
You don’t fight me, you never do.

Going back, you stumble against me
and I grab your wrist, pulling you down.
Come on, bitch of my love, while it is still easy.

Visits: 815
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *