Vuela Palabra

Blas de Otero

“En el principio” y otros poemas de Blas de Otero

Hoy voy a compartir, en mi traducción al italiano, una selección de poemas del poeta español Blas de Otero. Tras una primera etapa religiosa, los años 50 señalan un cambio de rumbo en su escritura. Introvertido y discreto, prefirió el silencio público y la palabra escrita como medio de expresión. Al idealismo e individualismo de su primera etapa sucede el compromiso social y poético. En particular en Pido la paz y la palabra (1955) se asiste a una simplificación del lenguaje y la angustia existencial deja paso al dolor por España. Bajo la influencia de Nazim Hikmet y de César Vallejo, su poesía se niega a subordinar la expresión a consideraciones éticas o políticas. Por esto su obra ofrece sin duda el más alto grado de perfección formal en la poesía de la posguerra.

Gianni Darconza





Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.

Se ho aperto le labbra per vedere il volto

puro e terribile della mia patria,
se ho aperto le labbra fino a squarciarle,
mi resta la parola.








EN EL PRINCIPIO

Si he perdido la vida, el tiempo, todo
lo que tiré, como un anillo, al agua,
si he perdido la voz en la maleza,
me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo
lo que era mío y resultó ser nada,
si he segado las sombras en silencio,
me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro
puro y terrible de mi patria,
si abrí los labios hasta desgarrármelos,
me queda la palabra.



IN PRINCIPIO

Se ho perduto la vita, il tempo, tutto
ciò che gettai, come un anello, in acqua,
se ho perduto la voce nella macchia,
mi resta la parola.

Se ho sofferto la sete, e fame, tutto
ciò che era mio e poi alla fine era nulla,
e se ho falciato le ombre nel silenzio,
mi resta la parola.

Se ho aperto le labbra per vedere il volto
puro e terribile della mia patria,
se ho aperto le labbra fino a squarciarle,
mi resta la parola.




ME LLAMARÁN, NOS LLAMARÁN A TODOS

                                                     … porque la mayor locura que puede
                                                    hacer un hombre en esta vida es dejarse
                                                    morir, sin más ni más …
                                                    Quijote,
Sancho, II, cap. 74


I

Me llamarán, nos llamarán a todos.
Tú, y tú, y yo, nos turnaremos,
en tornos de cristal, ante la muerte.
Y te expondrán, nos expondremos todos
a ser trizados ¡zas! por una bala.
Bien lo sabéis. Vendrán
por ti, por ti, por mí, por todos.
Y también
por ti.
(Aquí
no se salva ni dios. Lo asesinaron.)
Escrito está. Tu nombre está ya listo,
temblando en un papel. Aquel que dice:
abel, abel, abel… o yo, tú, él…


II

Pero tú, Sancho Pueblo,
pronuncias anchas sílabas,
permanentes palabras que no lleva el viento…



MI CHIAMERANNO, CI CHIAMERANNO TUTTI

                                                           …perché la maggior pazzia che possa

                                                           commettere un uomo in questa vita è lasciarsi
                                                           morire, così senza motivo…
                                                           Don Chisciotte, Sancio, II, cap. 74

I

Mi chiameranno, ci chiameranno tutti.
Tu, e tu, ed io, faremo a turno,
in tornelli di vetro, davanti alla morte.
E ti esporranno, ci esporremo tutti
a essere tranciati zac! da un proiettile.
Lo sapete bene. Verranno
per te, per te, per me, per tutti.
Ed anche
per te.
(Qui
non si salva neanche dio. Lo hanno assassinato.)
È scritto. Il tuo nome è già pronto,
tremante su un foglio. Quello che dice:
abele, abele, abele… o io, tu, lui…


II

Ma tu, Sancio Popolo,
pronunci ampie sillabe,
permanenti parole che non porta via il vento…




PIDO LA PAZ Y LA PALABRA

Escribo
en defensa del reino
del hombre y su justicia. Pido
la paz
y la palabra. He dicho
«silencio»,
«sombra», «vacío»,
etc.
Digo
«del hombre y su justicia»,
«océano pacífico»,
lo que me dejan.
            Pido
la paz y la palabra.



CHIEDO LA PACE E LA PAROLA

Scrivo
in difesa del regno
dell’uomo e la sua giustizia. Chiedo
la pace
e la parola. Ho detto
«silenzio»,
«ombra», «vuoto»,
ecc.
Dico
«dell’uomo e la sua giustizia»,
«oceano pacifico»,
quello che mi concedono.
            Chiedo
la pace e la parola.




NO QUIERO QUE LE TAPEN LA CARA CON PAÑUELOS

Escribo; luego existo. Y, como existo
en España, de España y de su gente
escribo. Luego soy, lógicamente,
de los que arman la de dios es cristo.
¡Escribir lo que ve! ¡habráse visto!,
exclaman los hipócritas de enfrente.
¿No ha de haber un espíritu valiente?,
contesto.
¿Nunca se ha de decir lo que se siente?,
insisto.
No. No dejan ver lo que escribo
porque escribo lo que veo.
Yo me senté en el estribo.
Y escribí sobre la arena:
¡Oh blanco muro de España!
¡Oh negro toro de pena!



NON VOGLIO CHE GLI COPRANO IL VISO CON FAZZOLETTI

Scrivo; dunque esisto. E poiché esisto
in Spagna, della Spagna e la sua gente
scrivo. Dunque sono, logicamente,
di chi si prepara quella di dio è cristo.
Scrivere quel che vede! quando si è mai visto!,
esclamano gli ipocriti di fronte.
Non ci può essere uno spirito audace?,
rispondo.
Non si può mai dire ciò che si sente?,
insisto.
No. Non lasciano vedere ciò che scrivo
perché scrivo ciò che vedo.
Io mi sono seduto sul predellino.
E ho scritto sull’arena:
Oh bianco muro di Spagna!
On nero toro di pena!.




TARDE ES, AMOR

Volví la frente: Estabas. Estuviste
esperándome siempre.
Detrás de una palabra
maravillosa, siempre.

Abres y cierras, suave, el cielo.
Como esperándote, amanece.
Cedes la luz, mueves la brisa
de los atardeceres.

Volví la vida; vi que estabas
tejiendo, destejiendo siempre.
Silenciosa, tejiendo
(tarde es, Amor, ya tarde y peligroso.)
y destejiendo nieve…




È TARDI, AMORE

Girai la fronte: eri lì. Sei stata lì
ad aspettarmi sempre.
Dietro a una parola
meravigliosa, sempre.

Apri e chiudi, dolce, il cielo.
Come se ti aspettasse, giunge l’alba.
Cedi la luce, muovi la brezza
dell’imbrunire.

Girai la vita: vidi che ancora
tessevi e disfacevi sempre.
Silenziosa, tessevi
(è tardi, Amore, tardi e pericoloso ormai.)
e disfacevi la neve…




PENÚLTIMA PALABRA

Dentro de poco moriré.
El zafarrancho de mi vida
toca a su fin. El alma está partida,
y el cuerpo a punto de partir. Lo sé.

Amé la vida, sin embargo.
Bien sabes tú que la amé mucho.
Aunque me expulsen de la vida, lucho
aún. Ancho el amor y el dolor largo.

Veo los ríos, me conmueven.
Contemplo un árbol, quedo absorto.
El mar inmenso me parece corto
de luces frente a muertos que se mueven.

He caminado junto al hombre.
Participé sus arduas luchas.
Muchos han sido los fracasos; muchas
más las conquistas que no tienen nombre.

Dentro de poco moriré.
Aquí está todo mi equipaje.
Cuatro libros, dos lápices, un traje
y un ayer hecho polvo que aventé.

Esto fue todo. No me quejo.
Sé que he vivido intensamente.
(Demasiado intensamente.) Enfrente
está el futuro: es todo lo que os dejo.



PENULTIMA PAROLA

Tra poco morirò.
Lo scompiglio della mia vita
è giunto alla fine. L’anima è divisa,
e il corpo pronto a partire. Lo so.

Ho amato la vita, però.
Sai bene tu che l’ho amata molto.
Benché mi scaccino dalla vita, combatto
ancora. Vasto è l’amore e il dolore lungo.

Guardo i fiumi, e mi commuovo.
Contemplo un albero, resto assorto.
Il mare immenso mi appare corto
di luci davanti ai morti che si muovono.

Ho camminato accanto all’uomo.
Mi sono unito alle sue aspre lotte.
Molte son state le sconfitte; molte
ma di più le conquiste senza nome.

Tra poco morirò.
Tutto qui è il mio bagaglio.
Quattro libri, due matite, un vestito,
e uno ieri consunto che ho disperso.

Questo è tutto. Non mi lamento.
So che ho vissuto intensamente.
(Troppo intensamente.) Davanti
c’è il futuro: altro non vi lascio.





Blas de Otero (Bilbao, 1916 – Madrid, 1979) fue uno de los principales representantes de la poesía social española durante el franquismo. Estudió en un colegio jesuita y se trasladó a Valladolid para matricularse en Derecho, si bien no terminó allí la carrera, sino en Zaragoza. Posteriormente se matriculó en Madrid en Filosofía y Letras, pero no llegó a licenciarse. Aunque inició su carrera poética con una poesía marcada por sus creencias religiosas, una crisis depresiva lo llevó a adoptar un tono más pesimista y existencialista. Esta época de desarraigo finalmente se transformó en una poesía de encuentro conforme iba concienciándose a nivel social. Se opuso firmemente al franquismo, que llegó a censurar parte de su producción poética, que puede dividirse en tres etapas: una religiosa, otra existencialista y otra social. Una de sus obras más destacadas es Ancia (1958), con la que obtuvo el Premio de la Crítica en 1958 y el Premio Fastenrath en 1961. También cabe mencionar Ángel fieramente humano (1950), Redoble de conciencia (1951), Pido la paz y la palabra (1955), su título más comprometido socialmente, En castellano (1960), y Que trata de España (1964).


Visits: 5831

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *