Vuela Palabra

Anne Carson

«Ciudad del apóstol», un poema de Anne Carson

Hoy me complace compartir con ustedes mi traducción al español e italiano de un poema de la poeta canadiense Anne Carson, el cual forma parte de su obra ‘Plainwater’, una colección de ensayos y poemas. El poema en cuestión se encuentra dentro de la sección titulada «Life of Towns», donde la autora presenta ciudades ficticias mediante fotografías verbales que crea a través de su manejo singular de las palabras y la puntuación, lo que le confiere su estilo altamente distintivo.
En este contexto, el poema ‘Apostle Town’ nos sumerge en la imagen de un muro insuperable y en los obstáculos persistentes que se presentan día tras día tras la partida de un ser querido. La puntuación desempeña un papel fundamental en esta creación ficticia, con frases que no concluyen con un punto final, sino que se despliegan como suspiros, induciéndonos a hacer una pausa en nuestra lectura.
Este poema ofrece una perspectiva original para reflexionar sobre temas de distancia, pérdida, el transcurrir del tiempo y la fugacidad de la belleza. Con su estilo único y su habilidad para crear imágenes impactantes, Anne Carson nos invita a adentrarnos en una exploración profunda y emotiva de estas temáticas universales.


Fabiola Castellani





Ciudad del apóstol

Tras tu partida.
Soplaba el viento cada día.
Cada día.
Nos oponía como un muro.
Íbamos.
Gritando de lado uno al otro.
A lo largo del camino era inútil.
Los espacios entre.
Nosotros se volvieron duros.
Espacios vacíos y aun así son.
Sólidos y negros.
Y dolorosos como brechas.
Entre los dientes.
De una anciana que.
Conociste años atrás.
Cuando era.
Hermosa, los nervios fluyendo en ella como fuego de palacio.



Città dell’apostolo

Dopo la tua morte.
Era ventoso ogni giorno.
Ogni giorno.
Opposto a noi come un muro.
Noi andammo.
Urlando da una parte all’altra.
Lungo la strada era inutile.
Gli spazi tra.
Noi diventarono difficili sono.
Spazi vuoti e ancora
Sono solidi e neri.
E più dolorosi come spazi.
Tra i denti.
Di una donna che tu.
Conoscevi anni fa.
quando era bellissima i nervi fluivano in lei come l’incendio di un palazzo.


Apostle Town  

After your death.
It was windy every day.
Every day.
Opposed us like a wall.
We went.
Shouting sideways at one another.
Along the road it was useless.
The spaces between.
Us got hard they are.
Empty spaces and yet they.
Are solid and black.
And grevious as gaps.
Between the teeth.
Of an old woman you.
Knew years ago.
When she was.
Beautiful the nerves pouring around in her like palace fire.



Anne Carson
(nacida en Toronto en 1950) se ha convertido en una poeta canadiense contemporánea de renombre, reconocida por su estilo altamente distintivo e innovador, forjado a partir de su estudio del mundo clásico griego y latino. Ha obtenido múltiples distinciones en el ámbito de la poesía, entre las cuales destaca el prestigioso Premio T. S. Eliot de poesía, convirtiéndose en la primera mujer en recibirlo. Su obra The Beauty of the Husband  fue laureada con este premio. Además, ha sido galardonada con el Premio de poesía Griffin por su trabajo Red Doc (2013), así como con el Premio Princesa de Asturias de las Letras en 2020. Entre sus obras publicadas se encuentran Short Talks (1992), Plainwater (1995) y The Beauty of the Husband (2002). Además de su producción poética, ha realizado numerosas traducciones y ensayos centrados en el mundo clásico griego y latino, consolidando así su contribución al entendimiento y apreciación de estas culturas milenarias.

Visits: 2845

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

4 comentarios en “«Ciudad del apóstol», un poema de Anne Carson”

  1. Por favor disculpen, no me lo tomen a mal, pues no es una crítica ni nada que se parezca, pero todos los versos arrancando en mayúscula me hace algo de ruido. ¿El texto original es así?

    Saludos y gracias.

    1. Estimado Álvaro, agradecemos tu comentario. Todas las opiniones nos interesan. Sin embargo, si te fijas, hemos publicado también la versión original, en la cual todo verso inicia con mayúscula. Del mismo modo, tal vez no parezca lógico interrumpir cada verso usando el punto final, pero la autora lo hace, y se debe respetar su estilo original al traducir el poema. De otro modo no sería una traducción sino una versión del texto en otra lengua.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *