Vuela Palabra

ANTONIO MACHADO «Mas busca en tu espejo al otro, al otro que va contigo»

El escritor italiano Gianni Darconza nos presenta una selección de poemas del poeta español Antonio Machado, en su traducción al italiano.

Mas busca en tu espejo al otro,
al otro que va contigo

Ma cerca nel tuo specchio l’altro,
l’altro che va con te

Recuerdo Infantil

Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de lluvia tras los cristales.
Es la clase. En un cartel
se representa a Caín
fugitivo, y muerto Abel,
junto a una mancha carmín.
Con timbre sonoro y hueco
truena el maestro, un anciano
mal vestido, enjuto y seco,
que lleva un libro en la mano.
Y todo un coro infantil
va cantando la lección;
mil veces ciento, cien mil,
mil veces mil, un millón.
Una tarde parda y fría
de invierno. Los colegiales
estudian. Monotonía
de la lluvia en los cristales.

Ricordo infantile

Una sera scura e fredda
in pieno inverno. Gli alunni
studiano. Monotonia
della pioggia dietro ai vetri.
È lezione. In un cartello
si raffigura Caino
fuggitivo, e morto Abele,
presso ad una macchia cremisi.
Con timbro sonoro e cavo
tuona il maestro, un anziano
malvestito, smunto e scarno,
con un libro nella mano.
E tutto un coro infantile
sta intonando la lezione;
mille e cento, centomila,
mille e mille fa un milione.
Una sera scura e fredda
in pieno inverno. Gli alunni
studiano. Monotonia
della pioggia sopra ai vetri.

Al borde del sendero un día nos sentamos

Al borde del sendero un día nos sentamos.
Ya nuestra vida es tiempo, y nuestra sola cuita
son las desesperantes posturas que tomamos
para aguardar… Mas Ella no faltará a la cita.

In margine al sentiero un giorno ci sediamo

In margine al sentiero un giorno ci sediamo.
La nostra vita è tempo, il nostro unico affanno
sono le disperate pose che noi assumiamo
per l’attesa… Ma Lei non mancherà all’incontro.

A un olmo seco

….Al olmo viejo, hendido por el rayo
y en su mitad podrido,
con las lluvias de abril y el sol de mayo,
algunas hojas verdes le han salido.
….¡El olmo centenario en la colina
que lame el Duero! Un musgo amarillento
le mancha la corteza blanquecina
al tronco carcomido y polvoriento.
….No será, cual los álamos cantores
que guardan el camino y la ribera,
habitado de pardos ruiseñores.
….Ejército de hormigas en hilera
va trepando por él, y en sus entrañas
urden sus telas grises las arañas.
….Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que rojo en el hogar, mañana,
ardas de alguna mísera caseta,
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hasta la mar te empuje
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también, hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.

A un olmo secco

....All’olmo vecchio, spaccato dal fulmine
nella metà marcito,
con le piogge d’aprile e il sol di maggio,
alcune foglie verdi son spuntate.
….L’olmo centenario sulla collina
lambita dal Duero! Un muschio giallastro
le macchia la sua corteccia bianchiccia
nel tronco putrefatto e polveroso.
….Non sarà come i pioppi canterini
che sorvegliano la strada e la riva,
popolato da castani usignoli.
Un esercito di formiche in fila
s’arrampica su esso e nelle viscere
ordiscono i ragni tele grigie.
….Prima che ti abbatta, mio olmo del Duero,
con l’ascia il boscaiolo, e il falegname
ti trasformi in criniera di campana,
sbarra di carro o giogo di carretta;
prima che rosso nel camino, arda
domani in qualche misera casetta,
sul bordo di una strada;
prima che possa squarciarti un ciclone
e ti schianti il soffio di sierre bianche;
prima che il fiume ti spinga nel mare
per valli e precipizi,
olmo, voglio annotar nel mio quaderno
la grazia del tuo ramo rinverdito.
Anche il mio cuore attende,
rivolto verso la luce e la vita
un’altra magia della primavera.

La muerte del niño herido

…..Otra vez en la noche… Es el martillo
de la fiebre en las sienes bien vendadas
del niño. –Madre, ¡el pájaro amarillo!
¡las mariposas negras y moradas!
….Duerme, hijo mío Y la manita oprime
la madre, junto al lecho. ¡Oh flor de fuego!
¿quién ha de helarte, flor de sangre, dime?
hay en la pobre alcoba olor de espliego;
….fuera, la oronda luna que blanquea
cúpula y torre a la ciudad sombría.
Invisible avión moscardonea.
….¿Duermes, oh dulce flor de sangre mía?
El cristal del balcón repiquetea.
¡Oh, fría, fría, fría, fría, fría!

La morte del bambino ferito

….Un’altra volta di notte… È il martello
della febbre nelle tempie bendate
del bambino. –Mamma, l’uccello giallo!
le farfalle così nere e violette!
….Dormi, figlio mio e la manina stringe
la madre, accanto al letto. –Oh fior di fuoco!
chi ti gelerà, dimmi fior di sangue?
nella misera alcova odor di spigo;
….fuori, la tronfia luna che imbianchisce
cupola e torre della città oscura.
Invisibile aereo a calabrone ronza.
….Dormi, oh dolce fiore di sangue mio?
Il vetro del balcone tamburella
Oh fredda, fredda, fredda, fredda, fredda!

El crimen fue en Granada: a Federico García Lorca

I
EL CRIMEN

Se le vio, caminando entre fusiles
por una calle larga,
salir al campo frío,
aún con estrellas, de la madrugada.
Mataron a Federico
cuando la luz asomaba.
El pelotón de verdugos
no osó mirarle a la cara.
Todos cerraron los ojos;
rezaron: ¡ni Dios te salva!
Muerto cayó Federico
sangre en la frente y plomo en las entrañas .
… Que fue en Granada el crimen
sabed —¡pobre Granada!—, ¡en su Granada!…

II
EL POETA Y LA MUERTE

Se le vio caminar solo con Ella,
sin miedo a su guadaña.
—Ya el sol en torre y torre; los martillos
en yunque, yunque y yunque de las fraguas—.
Hablaba Federico,
requebrando a la Muerte. Ella escuchaba.
«Porque ayer en mi verso, compañera,
sonaba el eco de tus secas palmas,
y diste el hielo a mi cantar, y el filo
a mi tragedia de tu hoz de plata,
te cantaré la carne que no tienes,
los ojos que te faltan,
tus cabellos que el viento sacudía,
los rojos labios donde te besaban…
Hoy como ayer, gitana, muerte mía,
qué bien contigo a solas,
por estos aires de Granada, ¡mi Granada!»

III

Se le vio caminar…
Labrad, amigos,
de piedra y sueño, en el Alhambra,
un túmulo al poeta,
sobre una fuente donde llore el agua,
y eternamente diga:
el crimen fue en Granada, ¡en su Granada!

Il crimine fu a Granada: a Federico García Lorca

I
IL CRIMINE

Lo videro andare tra i fucili,
per una lunga strada,
uscir nei freddi campi,
ancora tra le stelle, nel mattino.
Uccisero Federico
quando la luce spuntava.
Il plotone di carnefici
non osò guardarlo in viso.
Tutti chiusero gli occhi;
pregarono: neanche Dio ti salva!
Morto cadde Federico
sangue sulla fronte e piombo nelle viscere
… Fu proprio a Granada il crimine,
sapete –la sua povera Granada…

II
IL POETA E LA MORTE

Lo videro andare solo con Lei,
senza temer la falce.
Già il sole su torre e torre; i martelli
sull’incudine –incudine e incudine delle fucine.
Parlava Federico,
corteggiando la morte. Lei ascoltava.
«Poiché ieri nel mio verso, compagna,
suonava il colpo delle ossute palme,
ed al mio canto desti il gelo, e il filo
alla mia tragedia della tua falce d’argento,
ti canterò la carne che non hai,
gli occhi che ti mancano,
i capelli che scompigliava il vento,
le rosse labbra dove ti baciavano…
Oggi come ieri, gitana, morte mia,
come sto bene soltanto con te,
nell’aria di Granada, oh mia Granada! »

III

Lo videro andare…
Erigete, amici
di pietra e sogno, nell’Alhambra,
un tumulo al poeta,
sopra una fonte dove pianga l’acqua,
e dica eternamente:
il crimine fu a Granada, la sua Granada!

Antonio Machado (Sevilla, 1875 Collioure, 1939) es poeta español. Aunque influido por el modernismo y el simbolismo, su obra es expresión lírica del ideario de la Generación del 98. Hijo del folclorista Antonio Machado y Álvarez y hermano menor del también poeta Manuel Machado, pasó su infancia en Sevilla y en 1883 se instaló con su familia en Madrid. Sus composiciones incluidas en Soledades (1903) revelaron la influencia del modernismo, pero el autor se distanció de la imaginería decorativa de la escuela rubendariana y en su siguiente libro, Soledades, galerías y otros poemas (1907), reedición y ampliación del anterior, se hizo más evidente el tono melancólico e intimista, el uso del humor como elemento distanciador y, sobre todo, la intención de captar la fluidez del tiempo. La misión de Antonio Machado era “eternizar lo momentáneo” y transformar el poema en “palabra en el tiempo”. En los años posteriores se acentuó su meditación sobre lo pasajero y lo eterno en Campos de Castilla (1912), dirigiendo la mirada hacia el exterior, observando con ojos despiertos el paisaje castellano y reflexionando sobre su tiempo. Entre sus obras posteriores cabe destacar Nuevas canciones (1924) y De un cancionero apócrifo (1924-1936). Durante la guerra civil, Machado escribió Poesías de guerra (1936-1939), unos escritos testimoniales plenamente incardinados en las trágicas circunstancias históricas del momento.

Visits: 1247
close

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *