ALDA MERINI «Sé todo de tu ascendente en Venus»

Siempre me ha asombrado la obra de Alda Merini (Milán, 1931 – 2009). Es una de esas autoras cuya poesía ha sido juzgada a partir de los mitos que hay alrededor de su persona y por los prejuicios que existen ante los problemas psicológicos y, la así llamada, locura. Encuentro en los poemas de Merini un desdoblamiento hacia lo místico y religioso, pero también una urgencia por escudriñar en las pasiones y por comprender su mundo. En esta ocasión les comparto mis traducciones de dos de sus poemas, probablemente mis favoritos.

Andrea Muriel

Sé todo

Sé todo
de tu ascendente en Venus
y de las casas que has destrozado
con tantas tormentas de versos
cada vez que me dejabas
yo hacía las maletas
iba a una vieja casa
de la que me sentía desalojada desde hace siglos.
Yo pienso que te has emborrachado seguido
que has confundido luciérnagas con faroles
que te has divertido por muchos años
escondiéndote en la oscuridad de mis culpas.
Te quiero explicar
que también tú me has hecho enloquecer
por el simple hecho
de que me has escondido lugares
tiempos y fechas de tu vida.
No sé nada de ti
y no porque hayas metido
tu carne dentro
de la mía me has dicho algo.
Me dejaste en suspenso
como una recuperación sin dimisiones
y es desde entonces que busco
mi historial clínico
de manera imprudente. 

So tutto

So tutto
del tuo ascendente su Venere
e delle case che hai scoperchiato
con tanti temporali di versi
ogni volta che mi lasciavi
io facevo fagotto       
andavo in una vecchia casa
da cui mi sentivo sfrattata da secoli.
Io penso che tu ti sia ubriacato spesso
che tu abbia preso lucciole per lanterne
che tu ti sia divertito per molti anni
nascondendoti nel buio delle mie colpe.
Ti voglio spiegare
che anche tu mi hai fatto impazzire
per il semplice fatto
che mi hai nascosto luoghi
tempi e date della tua vita.
Non so niente di te
e non è che mettendo
la tua carne dentro
la mia tu mi abbia detto qualcosa.
Mi hai lasciato in sospeso
come un ricovero senza dimissioni
ed è da allora che io cerco
la mia cartella clinica
in modo sconsiderato.

 

Mi grito estaba sobre ti
como un manto
hubiera querido cubrirte
del hielo de tu vida
y ser tu llama de amor:
Pero en ti se desató el peligro
enemigo supremo del amor
y tuviste miedo de descender al infierno
miedo de tu resurrección.
Y sólo quien se amará
en las aguas de un beso
podrá conocer el océano del placer.
Tú comprendiste que mi rostro es supremo
pero perseguiste al vulgo
creyéndolo la fortuna.
Pero a la fortuna le vendaron los ojos
la fortuna es el canto de la sombra
que se aproxima a Dios.

 

Il mio grido era sopra de te
come un mantello
avrei voluto coprirti
dal gelo della tua vita
ed essere la tua fiamma d’amore.
Invece in te si è destato il pericolo
nemico supremo dell’amore
e hai avuto paura di scendere nell’inferno
paura della tua resurrezione.
E solo chi si amerà
nelle acque di un baccio
potrà conoscere l’oceano del piacere.
Tu hai capito che il mio volto é supremo
ma hai seguitato il volgo
credendolo la fortuna.
Ma la fortuna è bendata
la fortuna è il canto dell’ombra
che avvicina a Dio.

Alda Merini (Milán, 1931-2009) es una poeta fundamental italiana con una obra bastísima entre la que se encuentran los libros La tierra santa, Baladas no pagadas, Cuerpo de amor y Clínica del abandono. La mayor parte de su obra está traducida al español por Jeanette L. Clariond y publicada en Vaso Roto.

Visits: 442
0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *