Vuela Palabra

Stella Diaz Varin

 “Albedrío” y otros poemas de Stella Díaz Varín

Hoy voy a compartir, en mi traducción al italiano, una selección de poemas de la poeta chilena Stella Díaz Varín, también conocida como La Colorina. Díaz Varín fue una poeta única en su clase. Se le recuerda sobre todo por su original personalidad, ya que se caracterizó a lo largo de su vida por ser una mujer de carácter fuerte, imponente y honesta. Destacó en los años 50 en un mundo plagado de hombres, por su forma vanguardista y rupturista, su voz, sus letras y por su particular vida que la llevaron marcar la escena literaria de su país y del mundo literario hispanoamericano.

Gianni Darconza



Vencida y condenada
Por no hallar la palabra que escondiste.

Vinta e condannata

Per non aver trovato la parola che hai nascosto.

 




ALBEDRÍO

Yo soy la vigilia,
Ustedes
Son los hombres castigados,
Los labradores
De gestos oblicuos
Que al engendrar falsos surcos
La semilla huyó despavorida.

Ahora respóndanme
Con una mano enguantada
A flor de corazón.
Cuál es la fecha exacta
Entre Aldebarán y Andrómeda.
El día en que los cuervos
Cosechen lo suyo
Entre las más grandes estampidas
De todos los tiempos. Amén.



ARBITRIO

Io sono la veglia,
Voi
Siete gli uomini castigati,
I lavoratori
Dai gesti obliqui
Da cui, nel generare falsi solchi,
Il seme scappò spaventato.

Adesso rispondetemi
Con una mano inguantata
A fior di cuore.
Qual è la data esatta
Tra Aldebaran e Andromeda.
Il giorno in cui i corvi
Mieteranno il proprio raccolto
In mezzo alla più grande fuga precipitosa
Di tutti i tempi. Amen.




PROMESA

No te preocupes
querido niño ávido
tendrás tu perro azul
te lo prometo
siempre que lo fabriquen.
Además
te prometo un puro tiempo
para lanzar anillos de por vida
en la cercana sombra de los parques.




PROMESSA

Non ti preoccupare
caro bambino avido
avrai il tuo cane azzurro
te lo prometto
sempre se lo fabbricheranno.
Inoltre
ti prometto un puro tempo
per lanciare anelli per tutta la vita
nella vicina ombra dei parchi.



LA PALABRA

Una sola será mi lucha
Y mi triunfo;
Encontrar la palabra escondida
aquella vez de nuestro pacto secreto
a pocos días de terminar la infancia.
Debes recordar
dónde la guardaste
Debiste pronunciarla siquiera una vez…
Ya la habría encontrado
Pero tienes razón ese era el pacto.
Mira cómo está mi casa, desarmada.
Hoja por hoja mi casa, de pies a cabeza.
Y mi huerto, forado permanente
Y mis libros cómo mi huerto,
Hojeado hasta el deshilache
Sin dar con la palabra.
Se termina la búsqueda y el tiempo.
Vencida y condenada
Por no hallar la palabra que escondiste.



LA PAROLA

Una sola sarà la mia lotta
e il mio trionfo;
Trovare la parola nascosta
quella volta del nostro patto segreto
pochi giorni prima che finisse l’infanzia.
Devi ricordare
dove l’hai conservata
L’hai dovuta pronunciare almeno una volta…
L’avrei già trovata
Ma hai ragione quello era il patto:
Guarda com’è la mia casa, disarmata
Foglia a foglia la mia casa, dai piedi alla testa.
E il mio orto, forato permanente
E i miei libri come l’orto
Sfogliato fino a sfilacciarsi
Senza trovare la parola.
Sta finendo la ricerca e il tempo.
Vinta e condannata
Per non aver trovato la parola che hai nascosto.




CUANDO LA RECIÉN DESPOSADA

Cuando la recién desposada
desprovista de sinsabor
es sometida a la sombra.
Sí. A su sombra…
Enciende la bujía y lee.

¡Ah! Entonces no es
la venida del apocalipsis,
los hijos anteriores enterrados
y un hilo de sangre desprendido del techo.
No es nada ya el océano y su barco
ni la muerte que intuye la libélula
ni la desesperanza del leproso.

Cuando la recién desposada:
Ya no estaré tan sola desde hoy día.
He abierto una ventana a la calle.
Miraré el cortejo de los vivos
asomados a la muerte desde su infancia.



QUANDO LA NOVELLA SPOSINA

Quando la novella sposina
sprovvista di dispiaceri
è soggetta all’ombra.
Sì. Alla sua ombra…
Accende la candela e legge.

Ah! Allora non è nulla
l’arrivo dell’apocalisse,
i figli passati sepolti
e un filo di sangue che si sprigiona dal tetto.
Non è più nulla l’oceano e la sua nave
né la morte che intuisce la libellula
né la disperazione del lebbroso.

Quando la novella sposina:
Non sarò più sola a partire da oggi.
Ho aperto una finestra sulla strada.

Osserverò il corteo dei vivi
affacciati alla morte dalla loro infanzia.




DIÁLOGO

            Me preguntas
El pasado
Yo respondo
Mi esperanza

            Cuando ves una hondonada
Entre dos rocas
Milenios de años la consignan
Ese es mi pasado
La oscura mirada
La oblicua sonrisa
Que atraviesa tu rostro
Esa mueca sideral
La imagen verdadera
En la esperanza

            La vertiente
Donde abreva el hombre
Para encontrar su origen

Nostalgia de la luz
Círculo
Para fustigar el corazón del hombre
La luz
Fija en nuestra soledad consciente.

            Si alguien se atreviera
A llegar hasta mi puerta
La certidumbre
Rompería en sollozos
Y ya no vendría nadie
Nadie desde el pasado




DIALOGO

            Mi domandi
Il passato
Io rispondo
La mia speranza

            Quando vedi un avvallamento
Tra due rocce
Millenni di anni la stanziano
Quello è il mio passato
L’oscuro sguardo
L’obliquo sorriso
Che attraversa il tuo volto
Quella smorfia siderale
L’immagine vera
Nella speranza

            Il versante
dove s’abbevera l’uomo
Per trovare la propria origine

Nostalgia della luce
Cerchio
Per fustigare il cuore dell’uomo
La luce
Fissa nella nostra solitudine cosciente.

            Se qualcuno si azzardasse
Ad arrivare alla mia porta
La certezza
Romperebbe in singhiozzi
E non verrebbe più nessuno
Nessuno dal passato





Stella Díaz Varín
(La Serena, 1926 ‑ Santiago, 2006) es una de las poetas chilenas más importantes de la segunda mitad del siglo XX. Aún adolescente, viaja a Santiago a emprender estudios de medicina. Allí los diarios El Siglo y El Extra acogieron sus primeras colaboraciones y luego La Opinión en cuya página de redacción escribía su columna sobre lo vivido- visto o lo vivido-imaginado. Fue parte de la generación del 50, convirtiéndose en una leyenda de la bohemia y las letras nacionales. Tras el golpe militar de 1973, sufrió la represión y marginalidad. Publicó los libros: Razón de mi ser, 1949; Sinfonía del hombre fósil, 1953; Tiempo, medida imaginaria, 1959; Los dones previsibles, 1992; La Arenera, 1993; y De cuerpo presente, 1999. Obtuvo el premio “Pedro de Oña” y también el Premio del Consejo Nacional del Libro, 1993. Fue antologada en Chile y en el extranjero.

Visits: 1606

¡SIGAMOS EN CONTACTO!

¡Nos encantaría tenerte al día con nuestras últimas publicaciones

¡No enviamos spam! Lee nuestra política de privacidad para más información.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *